Un avión tuvo que modificar su trayectoria y no por un desperfecto o una amenaza, incluso no fue un escándalo que lo hizo modificar su ruta. Un gato fue el causante.

Al parecer no se tiene claro cómo es que ingresó el felino a la aeronave, pero se cree que lo hizo en la noche mientras el avión estuvo en el hangar.

Una nave de la aerolínea sudanesa Tarco fue en donde ocurrieron los hechos, luego de que despegara de Jartum, la capital de Sudán, con destino a Doha, la capital de Qatar, según información del medio Al-Sudani

Pero el polisón a apareció cuando el avión estaba en el aire y tuvo un comportamiento poco amigable con la tripulación y las cosas se complicaron cuando atacó al piloto.

Los tripulantes intentaron controlar la situación no lo lograron y tuvieron que regresar para hacer un aterrizaje de emergencia.

Según informó Al-Sudaini, un día antes, el avión estuvo estacionado en el hangar del aeropuerto una noche antes de su despegue, por lo que consideran que fue ahí en donde el gato pudo ingresar a la cabina.