Un juez de Control Federal de Almoloya de Juárez, Estado de México, giró órdenes de aprehensión en contra de Roberto, María Elodia, Margarita y Juan Carlos Jenkins de Landa, Elodia Sofía de Landa Irizar de Jenkins y Juan Guillermo Eustace Jenkins por participar en el lavado de 14 mil millones de pesos propiedad de la Fundación Mary Street Jenkins.

La investigación de la Fiscalía General de la República demostró que William Oscar Jenkins constituyó la fundación Mary Street Jenkins y estableció que su capital serviría para realizar actos de beneficencia o caridad para las comunidades de Puebla.

La fundación, nacida en 1954, apoya el bienestar en diversas áreas del convivir humano: educación, cultura, salud, deporte y asistencia social.

William Oscar Jenkins dispuso que a su muerte la fundación Mary Street Jenkins sería la única y universal heredera, y estableció que no dejaba a sus hijos herencia alguna ni dinero para que fuera usado.

La familia Jenkins de Landa y otras personas despojaron a la Fundación de un patrimonio que asciende a más de 14 mil millones de pesos.

El desfalco se hizo mediante una donación simulada en favor de Fundación Bienestar de Filantropía, institución controlada por la familia Jenkins de Landa.

La familia Jenkins de Landa realizó operaciones de lavado de dinero en Puebla, Aguascalientes y enviaron dinero a empresas domiciliadas en Barbados y Panamá.

La familia Jenkins de Landa pretendió beneficiarse de los bienes pertenecientes a la Fundación Mary Street Jenkins. Sin embargo, el dinero y los bienes fueron asegurados por la Fiscalía General de la República.

La fundación patrocinó el acondicionamiento y equipamiento museográfico de la Sala Puebla de los Ángeles del Museo Internacional Barroco, inaugurado en 2016 por Rafael Moreno Valle, quien era el gobernador del estado.

En febrero de 2020 Roberto Jenkins de Landa, miembro del patronato de la Fundación Mary Street Jenkins, desestimó acusaciones sobre el presunto desfalco del patrimonio de 720 millones de dólares, yb dijo que “sólo son chismes de unas personas”.

Guillermo Jenkins de Landa ha dicho que Roberto, María Elodia, Margarita y Juan Carlos Jenkins de Landa, así como su mamá Elodia Sofía de Landa Irizar, se “quedaron con el dinero”.

Con información de Forbes