Los diputados de la Comisión de Procuración y Administración de Justicia aprobaron este sábado, en lo general y por unanimidad de votos, la nueva Ley del Notariado propuesta por el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta que abroga la vigente y flexibiliza requisitos para obtener patentes.

La aprobación en comisiones se hizo de forma exprés, puesto que la iniciativa ingresó el jueves en la sesión ordinaria del Legislativo y fue turnada para su análisis a la Comisión de Procuración y Administración de Justicia que preside María del Carmen Cabrera Camacho, legisladora del Partido del Trabajo.

La iniciativa del gobernador propone reducir de 50 mil a 20 mil el número de habitantes necesario para que haya una notaría; el artículo 23 de la Ley del Notariado vigente establece que debe existir una notaría por cada 50 mil.

Esta propuesta va en contra de la reforma aprobada por la actual legislatura a finales de 2018 con la que se buscaba frenar la entrega de patentes que hizo el gobernador José Antonio Gali Fayad al final de su administración, afirmó en la sesión la diputada priista Rocío García Olmedo.

Aquella propuesta de Morena que hoy fue ignorada proponía que una notaría por cada 50 mil habitantes, y no por cada 25 mil, dentro de la Población Económicamente Activa; se aprobó, pero Gali Fayad la vetó y nunca entró en vigor.

Ahora, los diputados de Morena impulsan que para la creación de nuevas notarías se tome en cuenta la población del estado, tendencias de crecimiento conforme a las cifras oficiales del Censo Nacional de Población y Vivienda, estimaciones sobre las necesidades de fe pública notarial y las condiciones socioeconómicas del estado y sus municipios.

La ley vigente obliga a que para obtener una notaría se exijan cuatro horas diarias de prácticas durante un año ininterrumpido; Barbosa propone exigir sólo 12 meses de prácticas, sin las 4 horas diarias, lo que, afirmó García Olmedo, flexibiliza requisitos que ahora se pueden cumplir con visitas informales.

La iniciativa, que aún pasará al Pleno, propone que las patentes expedidas en favor de los actuales notarios “mantendrán su vigencia y efectos, y tendrán el carácter de permanentes y vitalicias, sin necesidad de reexpedirlas, siempre y cuando no se actualicen los supuestos de cesación del ejercicio de la función notarial.”

Estamos ante un dictamen que no cumple con los tiempos que marcan nuestra Ley Orgánica ni nuestro reglamento porque los dictámenes llegaron a los correos oficiales a las 2:30 de la madrugada de este sábado, dijo García Olmedo.

Agregó que esta vez a la urgencia de sacar la iniciativa, por ser del gobernador, se suma que comenzarán los periodos de licencias para separarse de los cargos, como es el cargo que ocupa la presidenta de la comisión, María del Carmen Cabrera Camacho, y les urge sacarla antes de que se vaya.

Esta nueva ley, agregó la legisladora priista, deja la puerta abierta a las irregularidades y no evita la corrupción, como lo busca el gobernador Barbosa Huerta, porque además se resta independencia a los notarios, porque habrá un mayor control de la entrega de las patentes.

Cabrera Camacho consideró a la ley como trascendental para hacer una adecuación en la labor que realizan los notarios, “que ha sido un tema delicado durante muchos años, asimismo, trae avances, actualizaciones y regulaciones”.