El club de futbol Tromsø IL, de la máxima categoría del futbol noruego, se convirtió en el primer club de dicho país en reclamar de forma oficial a su federación un boicot al Mundial de Catar 2022 por la situación de los derechos humanos.

“El Tromsø anima a la Federación Noruega de Fútbol a apoyar un boicot al Mundial 2022. Creemos que si Noruega se clasifica en la próxima fase, debemos decir ‘no, gracias’ a viajar a Catar”, consta en un comunicado difundido por este club.

Los recién ascendidos en esta temporada a la Eliteserien y que cuenta con dos copas y dos subcampeonatos de liga en su palmarés, recordó que la elección de Catar estuvo marcada por acusaciones de corrupción e informes sobre condiciones “indignas” de los trabajadores que construyen las instalaciones deportivas.

Su estrategia basada en críticas y diálogo con los organizadores no ha obtenido resultado, como resalta el Tromsø, donde consideran que ya es hora de reconsiderarla y califican de “inaceptables” la “corrupción, esclavitud moderna y un alto número de trabajadores muertos”.

“Por eso no podemos quedarnos sentados viendo cómo muere gente en nombre del fútbol. Es el momento de reaccionar con dureza. El fútbol no puede dirigir la política de todas las naciones y sus asuntos internos, pero podemos marcar exigencias claras a los torneos que organizamos”, señala el comunicado.

La afición de otros clubes noruegos han llamado a una medida similar en los últimos meses, entre ellos los del Rosenborg, equipo más laureado del futbol del país nórdico y que tratará la cuestión en la asamblea general a celebrarse la próxima semana.

Noruega, que no llega a una fase final de un gran torneo desde la Eurocopa 2000, está alojada en el grupo G de clasificación de la zona europea junto a Países Bajos, Turquía, Montenegro, Letonia y Gibraltar.

Un grupo de aficionados al futbol daneses lanzó en diciembre una campaña iniciando con la recolección de firmas para promover una iniciativa legislativa popular que obligue al Parlamento a discutir el posible boicot a Catar 2022.

La campaña, que tiene de plazo hasta el 8 de junio, ha conseguido hasta ahora 6 mil 394 de las 50.000 firmas necesarias para que llegue al Parlamento.

Foto: