El exfutbolista Roberto Ruiz Esparza negó que su próxima candidatura con el PVEM a la alcaldía de Puebla sea por un “contrato” para dividir la votación en la elección del 6 de junio.

En el programa Ante la Corte, de e-consulta, negó este miércoles que busque restar votos a Morena en caso de que postule al también exfutbolista José Luis Sánchez Solá “El Chelís”. 

El exdiputado federal por el PAN sostuvo que la intención es ganar y llegar al gobierno capitalino pues dijo contar con la capacidad para lograrlo.

Abrió la posibilidad de presentar su posible gabinete durante la campaña, pues afirmó que tendrá libertad para conformarlo, igual que su planilla, sin injerencia ni imposiciones del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Incluso invitó públicamente a la ciudadanía en general a registrarse como aspirantes, para competir por un lugar en su planilla.

Descartó afiliarse al “Verde” al aclarar que fue invitado como candidato ciudadano, nunca ha militado en ningún partido ni prevé hacerlo.

Reprocha golpes de PAN y PRI

Ruiz Esparza acusó al PAN y al PRI de “golpearlo y lastimarlo” en elecciones pasadas, cuando también lo invitaron como aspirante ciudadano y luego lo excluyeron. 

“El Capi” narró que en 2004, como diputado federal del PAN, fue invitado por la dirigencia nacional para ser candidato a la alcaldía de Puebla, así que se inscribió como aspirante, pero luego le cerraron al paso y el abanderado fue Pablo Rodríguez Regordosa, quien perdió ante Enrique Doger Guerrero, del PRI..

En la elección posterior, la de 2007, dijo que fue invitado por el PRI y Nueva Alianza a postularse a la alcaldía, pero igual lo bloquearon.

Sin decir nombres, reprochó que “varios” priistas le impidieron ser candidato y la nominación recayó en Blanca Alcalá Ruiz, así que Nueva Alianza rompió con el tricolor y prefirió ir solo.

Así fue que se postuló a la presidencia municipal por el partido turquesa y quedó en tercer lugar, por encima del PRD y el PT.

Ser famoso no basta para ganar

Ruiz Esparza reconoció que ser una figura pública ayuda a ganar, pero no es suficiente, pues consideró que la ciudadanía exige experiencia y capacidad.

Ante la mala evaluación del gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo, enfatizó que es un ejemplo de que la fama no es un atributo que sirva para gobernar. 

Si bien admitió que su popularidad se debe a su etapa como futbolista del Club Puebla y de la Selección Mexicana, precisó que también es empresario y exservidor público, así que cuenta con experiencia en la administración.

Niega título falso

Al titularse en Administración de Empresas por el Instituto de Educación Digital del Estado de Puebla (IEDEP), aseguró que el título lo obtuvo de forma legítima, sin ilegalidades, como acusó el gobernador Miguel Barbosa Huerta.

Como fue denunciado por presuntas anomalías en su titulación, aseguró que tiene pruebas de que cumplió con el plan de estudios y las evaluaciones, así que las presentará cuando sean requeridas.

El gobierno estatal lo denunció ante la Fiscalía General del Estado (FGE) junto con 25 panistas y ex servidores públicos por los presuntos delitos de cohecho, tráfico de influencias, ejercicio indebido de funciones en su modalidad de beneficio a particulares y asociación delictuosa.

Pese a esto afirmó que si gana la elección tendría una buena relación con Barbosa Huerta, ya que tiene disposición para coordinarse y trabajar en equipo.