En una votación de 56 contra 44 votos, el Senado de los Estados Unidos decidió seguir adelante con el proceso contra el expresidente Donald Trump acusado de "incitación a la insurrección", en relación al violento ataque al Capitolio el 6 de enero pasado.

Trump fue acusado de incitar a la irrupción violenta de simpatizantes suyos al Capitolio, cuando los legisladores se disponían a validar el triunfo electoral de Joe Biden.

Seis senadores republicanos votaron alineados con los demócratas a favor de la constitucionalidad del proceso.

Hay hechos "puros y duros" contra Trump, dijo congresista demócrata Jamie Raskin, el principal legislador demócrata que actúa como fiscal y procedió a exhibir un video para argumentar que el exmandatario atizó la toma del Capitolio.

Este sería el segundo juicio político que es votado por los legisladores, luego de que el primero se descartara la acusación contra Trump de conspirar junto con el gobierno de Ucrania para ganar la elección de 2018.