Roger Federer hará su regreso al circuito tenista en el torneo ATP de Doha, el cual se disputará del 8 al 13 de marzo, tras más de un año sin jugar a nivel profesional y luego de pasar por el quirófano en dos ocasiones en su rodilla derecha.

El anuncio vino por parte del propio tenista suizo en la radio de su país SRF.

“Por primera vez tengo la sensación de que mi rodilla está de nuevo preparada para la competición”, señaló el campeón de 39 años. Para quien llegara a ser el número 1 del mundo, y que a finales de diciembre fue descartado para el Abierto de Australia por primera ocasión en toda su carrera, el torneo de Qatar será una prueba camino a Wimbledon y a los Juegos Olímpicos de Tokio, que son los grandes objetivos de la temporada para él.

Roger saldrá de un freno demasiado largo, ya que en enero del 2020 disputó su único torneo precisamente en el Australian Open, donde cayó en semifinales ante quien se coronara más tarde, Novak Djokovic.

"Es mi primer intento de regresar a un torneo. Era importante, para el equipo y para mí, que fuese un pequeño torneo y no uno grande, con todo el estrés que ello implica", argumentó. "Hay que estar preparado, mental y físicamente, para encadenar cinco partidos en cinco días".

Federer se encuentra quinto en la clasificación ATP y ha conseguido todo en el tenis, a excepción de la medalla de oro olímpica a nivel individual (lo consiguió en dobles con Stan Wawrinka en Pekín 2008). Desde su vigésimo título en un Grand Slam (en Australia) sólo ha disputado una final de un torneo grande, siendo en 2019 en Wimbledon, la cual también perdió ante Djokovic.

Foto: Instagram