Los vendedores en vía pública de supuestas vacunas anti-Covid serán sancionados penalmente, advirtió el gobernador Miguel Barbosa Huerta.

También dijo que se iniciará una investigación a empresas fabricantes de oxígeno que abusen con el costo y la calidad del insumo.

Durante la conferencia mañanera virtual, el mandatario instruyó a diversas dependencias a verificar ambos temas, ante la demanda de insumos médicos por el aumento de contagios de Covid-19.

En el caso del oxígeno, comentó que han estado permanentemente vigilando que las empresas especializadas sean las únicas que lo comercialicen y que el producto no tenga “material alterado”.

“Desde luego vamos a seguir y con mucho más rigor vigilando esta venta de oxígeno, que se lleve a cabo sin abuso. Le pido a la Secretaría de Economía para que junto con la Depris (Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios) de la Secretaría de Salud puedan hacer las inspecciones necesarias a las empresas que venden este material”.

Asimismo, dijo que quien intente o llegue a concretar la venta de supuestas vacunas contra Covid-19 en Puebla, será sancionado con cárcel, pues no permitirán una estafa a la población vulnerable.

“Lo digo de manera muy clara: quien se presente ante cualquier persona o grupo de personas o población para vender o intente ser una vacuna contra Covid y todavía lo aplique, lo vamos a meter a la cárcel; donde lo encontremos; no vamos a permitir una estafa a la gente”, comentó.

Alerta venta de droga por internet

Por otra parte, el gobernador Miguel Barbosa confirmó que ahora la venta de droga en Puebla se realiza vía internet y diversas plataformas gratuitas como Facebook.

“Sí, hoy se forman círculos de amigos en Facebook y WhatsApp y son los clientes que tiene cada narcomenudista. Hoy nos daban cuenta de la detención de alguien que tiene más de mil seguidores, pero no es un grupo de amigos sino un grupo de consumidores”, comentó.

Al respecto, dijo que hay una logística de la Policía Cibernética para localizar al vendedor de droga y que su administración tiene el reto de invertir en “mucha tecnología” para combatir estas nuevas modalidades de delito.