Productores y jornaleros de la industria de la elaboración de sombreros en Petlalcingo informaron que desde que inició la pandemia, hace más de diez meses, la situación económica continúa en decadencia al grado de disminuir el número de empleados a fin de que sus pequeños negocios no se vayan a la quiebra como el caso de otras empresas en la capital poblana.

El municipio de Petlalcingo es considerado uno de los principales productores y exportadores de sombreros, pero también se han visto afectados por la propagación del Covid-19, que ha traído muertes de seres queridos, y la falta de empleos ante la disminución de las ventas.

Marco Antonio Bravo Vergara, productor de sombreros informó que el 2020 fue un año muy difícil por esta pandemia que aún continúa, “de repente las ventas bajaron y hasta el momento no se han podido componer como en años anteriores".

Los meses han sido inestables, al grado de tener que disminuir el número de personal que trabaja en cada una de las áreas de elaboración de sombreros.

Rosa López, quien le da el acabado final a los sombreros expresó que debido a esta enfermedad es muy difícil encontrar trabajo, ya que el municipio es pequeño y sólo pueden emplearse en el campo o en talleres de elaboración de sombrero.

"Pienso que todos los que trabajamos en este taller le ponemos nuestro empeño, ya que es difícil encontrar un trabajo estable por este problema, si a los dueños del taller les va bien a nosotros también, ya que podemos llevar el pan de cada día a nuestras casas ", concluyó.

El taller de sombreros El Centenario desde hace muchos años ha sido exportador de su producción a algunos puntos de Estados Unidos, Puerto Rico, Paraguay, en ocasiones a Japón, pero el Covid-19 ha generado que esta actividad disminuya y los costos de envío se incrementen.