El gobernador Miguel Barbosa Huerta presentó una reforma para cancelar hasta 10 años la licencia de conducir de quienes participen en carreras clandestinas en la vía pública.

Su iniciativa enviada al Congreso de Puebla prevé que el retiro de la licencia sea adicional a las multas que ya existen contra los llamados “arrancones”.

Para ello propone reformar la Ley de Vialidad del estado, mediante la adición de un nuevo artículo 51 Bis que diga: 

“En los casos a que se refiere la fracción XXXVII del artículo 19 de esta Ley, se impondrán a los conductores de vehículos de propulsión mecánica además de las sanciones señaladas en el artículo anterior, la cancelación de licencia para conducir, sin que se pueda expedir una nueva en una temporalidad de diez años, considerando el modo, tiempo y lugar en que se cometió la infracción, así como las condiciones y circunstancias, independientemente de las demás sanciones que por el hecho se pudieran generar”.

El artículo 19 vigente enlista todo lo que tienen prohibido los conductores de vehículos en el estado y, la fracción XXXVII a la que se alude establece como prohibición:

“Entablar cualquier tipo de competencia de velocidad”.

El artículo 51 vigente advierte la imposición de amonestaciones y multas por incumplir alguna disposición de la Ley de Vialidad.

Es así que el nuevo artículo propuesto por Barbosa Huerta contempla la cancelación de la licencia como medida adicional a las multas y la amonestación.

La iniciativa de Barbosa Huerta se turnó a la Comisión de Transporte y Movilidad para su análisis y posterior aprobación.

En el Congreso del estado ya existe una iniciativa para castigar los “arrancones” hasta con tres años de cárcel, pero la propuesta ha sido ignorada.