En Puebla se castigará hasta con 12 años de cárcel y multa de hasta 20 mil 164.5 pesos la violencia familiar contra menores de edad.

Las nuevas penas se aprobaron este jueves por el Congreso local tras el caso de la niña Yatziri, de siete años de edad, quien falleció el pasado 28 de diciembre luego de estar hospitalizada cuatro meses por maltrato familiar.

Las sanciones representan una mitad más de las penas vigentes por violencia familiar, delito que se castiga hasta con ocho años de prisión y multa de 13 mil 443 pesos.

Con una reforma al Código Penal del estado ahora el artículo 284 Bis establecerá: “a quien cometa el delito de violencia familiar, se le impondrán de dos a ocho años de prisión y multa de cincuenta hasta ciento cincuenta veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización en el momento de la comisión del delito; y estará sujeto a tratamiento integral para su rehabilitación por un tiempo que no rebase la sanción privativa de la libertad que se haya impuesto, así como la pérdida de la patria potestad, de los derechos hereditarios y de alimentos”.

“La penalidad descrita en el párrafo anterior se aumentará hasta en una tercera parte, en caso de que la víctima sea mayor de setenta años y hasta en una mitad, en caso de que la víctima sea una niña, niño o adolescente”.

La porción sobre las personas mayores de 70 años ya existía, así que se agregó lo referente a los menores.

Prohíben condicionar empleo a embarazadas

En otro punto de la sesión se aprobó prohibir que empresas soliciten a mujeres certificados médicos de no embarazo para condicionar el ingreso o permanencia de un empleo.

La prohibición se estableció en el artículo 34 de la Ley para la Igualdad entre Hombres y Mujeres con el fin de evitar la discriminación en los centros de trabajo.

Obligatorio vacunar a menores

También se reformó el artículo 98 de la Ley de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes del Estado para que sea obligatoria la aplicación de vacunas en menores de edad.

Si bien no se estipulan sanciones, por primera vez la ley establece la vacunación como una obligación de los padres o tutores.