Ante el incremento en el número de muertes debido al Covid-19, autoridades de Tlatlauquitepec continúan llevando a cabo las acciones legales para recuperar un predio que fue vendido por la pasada administración y que puede ser utilizado como panteón público.

Edwin Cruz Perdomo asesor jurídico del ayuntamiento, en entrevista explicó que originalmente el predio lo compró el ayuntamiento en el año 2013 y pagó la cantidad de 6 millones de pesos, lugar donde se construyó el Hospital General y se dejó una parte para que posteriormente fuera utilizada por el municipio.

Sin embargo, tras el cambio de administración, el cabildo que encabezó el panista Ángel Guerrero Herrera decidió desincorporar parte del predio sin seguir los lineamientos como la aprobación del congreso del estado, y vendieron la fracción en un millón 900 mil pesos, dijo Cruz Perdomo.

"Lo más grave de la situación es que se vende de manera directa y de forma ilegítima un familiar, haciendo uso del poder para beneficiar a un grupo determinado de personas" señaló el funcionario.

También detalló que a la fecha se han ventilado más de 13 amparos por parte de los particulares, pero la justicia federal los ha rechazado por lo que el municipio sigue teniendo la posesión mientras se continúa el procedimiento jurídico ante el tribunal de justicia administrativa para recuperar el inmueble.

En lo que lleva la pandemia por Covid-19 y ante el lamentable incremento de decesos a causa de esta enfermedad, aumentó la demanda por la adquisición de espacios en el panteón municipal ubicado en Contla, pero ya se encuentra saturado y no cuenta con espacios para nuevas familias.

En el panteón de Contla, las autoridades informaron que no hay espacios y se tiene un registro de 279 capillas, 453 criptas de mármol o lápidas y 309 tumbas de tierra.

Pero ya no hay espacio para nuevos lotes, incluso solamente las familias que tienen terrenos a perpetuidad pueden exhumar un cuerpo para enterrar otro familiar, siempre y cuando hayan transcurrido siete años.

Actualmente ciudadanos se ven en la necesidad de buscar otros lugares cercanos para sepultar a sus familiares o definitivamente cremarlos.