El gobernador Miguel Barbosa Huerta criticó la postura de grupos feministas que reprocharon que la Fiscalía General del Estado solo esté procesando, al menos de forma inicial, al feminicida de Susana Cerón Zenteno por desaparición y no por  asesinato, y dijo que en lugar de "reclamar" se debería reconocer el trabajo realizado.

Durante su conferencia de prensa matutina el gobernador Miguel Barbosa Huerta fue cuestionado por un reportero sobre "activistas feministas" que "señalaron" que Efrén Hernández Romero solo está siendo investigado por desaparición de persona y no por feminicidio y además se le pidió abundar si se llegará a las últimas consecuencias.

En respuesta el mandatario respondió que el caso "ya está esclarecido" y de inmediato acotó que "las feministas lo que deberían de tener es un poquito de atención", al justificar que al momento en que se emitió la orden de aprehensión en su contra, todavía no había aparecido el cuerpo de la víctima.

Barbosa Huerta agregó que "ahora que se le imputen cargos, el cargo por el cual será procesado ya y vinculado a proceso, será por feminicidio".

En la audiencia celebrada ayer, el agente del Ministerio Público solamente le formuló imputación por el delito de desaparición de persona agravada.


"Como que también hay que ser un poquito leal con la actividad de las instituciones, un poquito reconocer esta actividad, ¿verdad que si?. Sí, porque si solamente nos dedicamos a reclamar, reclamar, reclamar, reclamar sin fundamento, pues entonces no hay una buena relación", reprochó el gobernador.

Pidió reconocer el trabajo de la Fiscalía General del Estado en torno al trabajo de investigación que permitió la detención de Efrén, después de dos meses, en el municipio de Tuxtla Gutiérrez, en el estado de Chiapas: "ahí está el 'chacal' ya detenido, andaba en Chiapas. ¿Qué grupo feminista sabía que andaba en Chiapas? Era obligación de nosotros, del Estado, ¿verdad que si?, y cada quien asume sus responsabilidades", enfatizó Barbosa.

Barbosa y el feminismo

El 11 de septiembre de 2020 el gobernador calificó como respetables, pero insultantes, las protestas feministas en torno a la legalización del aborto. El 26 de noviembre señaló que las marchas feministas se habían tornado radicales, al expresar su rechazo a las pintas y otras formas de expresión.