En el marco de la toma de protesta de Joe Biden como nuevo presidente de Estados Unidos, el Diputado Federal por el Distrito 12 de la ciudad de Puebla, Fernando Manzanilla, destacó importantes retos para México ante la coyuntura a la que se enfrenta el vecino del norte, que ha estado precedida por importantes disturbios y posibles marchas y protestas “armadas”.

Dijo que es claro que habrá trumpismo incluso con la ausencia del propio Trump, en caso de sea juzgado política o penalmente, ya que su paso por la Casa Blanca ha sido suficiente para despertar los sentimientos más bajos y las más profundas divisiones subyacentes en la sociedad norteamericana.

 Lo que marcará el inicio de una nueva etapa de conflictos y transformaciones en la Unión Americana que, sin duda, pondrán a prueba su estabilidad institucional y modificarán su relación con el resto del mundo.

Recalcó que esta nueva coyuntura modificará la relación bilateral con México, ya que es muy posible que el nuevo gobierno tienda a “moverse” hacia posiciones más empáticas con el electorado republicano, cuyo eje narrativo seguirá siendo el discurso de odio y el endurecimiento ideológico respecto a temas sensibles como la política migratoria, derechos humanos y el comercio internacional.

“Creo que debemos estar preparados para el posible regreso de millones de compatriotas, muchos de ellos dispuestos a invertir sus ahorros en sus comunidades de origen, lo cual podría ser una gran oportunidad para el desarrollo local y regional de nuestro país”, vaticinó.

Vislumbró que de igual forma se abrirá una nueva etapa de cambios y ajustes en la relación comercial y de inversión con Norteamérica, por lo que consideró que ha llegado la hora de voltear hacia los países asiáticos, particularmente hacia China. 

“Tenemos que aprovechar en nuestro beneficio, el interés geoestratégico que significa México para China, así como el hecho de que es el único país que creció en 2020 y que en estos momentos cuenta con recursos para invertir. Tenemos que tomar ventaja de la rivalidad que sin duda se profundizará entre ambas potencias comerciales y comenzar a diversificar nuestro comercio e inversiones con el gigante asiático”, apuntó.

Finalizó con un llamado a mantenerse muy atentos e irse alistando ante los nuevos escenarios “porque, pase lo que pase en estos días, se avecinan tiempos difíciles en la relación bilateral con Estados Unidos. Debemos estar preparados para transitar por una etapa inédita que abrirá nuevas oportunidades de progreso para México que tendremos que aprovechar”.