El robo de 4 dosis de vacuna contra el Covid-19 en la Clínica de Medicina Familiar No. 1 del ISSSTE, en Tlaltenango, Morelos, fue confirmado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

La Sedena informó que la” Brigada de Vacunación Correcaminos” detectó el faltante de las vacunas y, siguiendo los protocolos del caso, reportó la sustracción, con indicios de que “se pudo concretar por un acto deshonesto y de interés personal, por parte de un integrante del equipo de vacunación del hospital”.

Aclaró que el resguardo físico de estas instalaciones estaba bajo la responsabilidad del personal de la delegación del ISSSTE en Morelos, que para el efecto tiene contratada a la empresa Protección, Resguardo y Servicios Empresariales de Cuernavaca.

Se vacunaron sin estar en la primera línea

Emanuel Mendoza Herrera, director jurídico del Hospital Gustavo A. Rovirosa, de Tabasco, se convirtió en el cuarto funcionario cesado por aplicarse la vacuna del Covid-19 sin estar en la primera línea de batalla contra este padecimiento.

El Coordinador de Asuntos Jurídicos del Gobierno del Estado, Guillermo del Rivero León, dio a conocer a través de redes sociales que que la baja se debió a que violó los protocolos de salud establecidos por la administración federal en la aplicación de una de las más de 9 mil dosis de inmunización de la vacuna Pfizer que llegaron a Tabasco la semana pasada.

El fin de semana se dio a conocer que el director del Hospital de la Mujer, Germán Arturo Corzo Ríos; la directora de administración de la Unidad de Medicina del ISSET, María Elvia Fernández Fernández y el director administrativo del Hospital de la Mujer, German Palmer Baños  también fueron cesados por la misma razón.