El equipo de Monterrey, actual líder del Torneo Guardianes 2021, recibió un duro golpe anímico fuera de la cancha. Luego de que vencieran a América en la segunda jornada de la competencia, los focos de alarma se encendieron en su plantel ante un posible brote masivo por Covid-19.

Los primeros jugadores que tuvieron que ser aislados fueron Avilés Hurtado y Stefan Medina, luego de que ambos presentaran pruebas con resultados positivos. Nico Sánchez, en cambio, no presentó mayor problema y se reincorporó a la actividad con el resto de sus compañeros, aunque el panorama se complicó de manera repentina en las últimas horas.

Elementos como Rogelio Funes Mori (uno de los primeros en contagiarse, en 2020), Aké LobaCésar MontesJesús GallardoMatías Kranevitter y Maxi Meza, además de otros dos elementos del staff, presentaron algunos síntomas de la enfermedad y fueron considerados como casos sospechosos, a falta de conocer el diagnóstico de sus test.

A partir de eso, la directiva del cuadro regiomontano decidió adelantar las pruebas PCR en ellos para verificar su se trataba de un contagio masivo en el plantel y tener la certeza del estado de salud de sus jugadores.

En caso de que no cuenten con una base de jugadores para su próximo duelo ante el León, en la Jornada 3 del Guardianes 2021, el equipo de Rayados tiene el aval para postergar el juego y poder recuperar a sus elementos de cara a la siguiente fecha.

Foto: Twitter