La ciudad de Puebla fue fundada el 16 de abril de 1531 y fue diseñada con tal cuidado que, incluso se pensó que los ángeles ayudaron a su construcción, por ello, también se le denomina Puebla de los Ángeles.

Muchos de los edificios que conforman al Centro Histórico de Puebla aún conservan una arquitectura colonial, la cual abarcó desde la época artística del Renacimiento hasta el Barroco; razón por la que, en 1987, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) lo declaró como Patrimonio de la Humanidad.

El Edificio Arronte ubicado a menos de una calle del zócalo poblano es una muestra de lo anterior. En el siglo XVII, alrededor de 1634, Alonso López Barrueco, quien se encargaba de administrar la nueva ciudad creciente de Puebla, mandó a construir el inmueble.

En cuanto a su diseño, éste forma parte del periodo Barroco y también cuenta con unas gárgolas de cañones, de esta forma, en un principio y todavía actualmente es llamado como La casa de los cañones.

Desde su construcción, hasta la fecha, el inmueble ha fungido de distintas formas, por ejemplo, como convento, morada de autoridades coloniales, obispos, como hotel, teatro, y hasta como biblioteca.

En cuanto a su uso como Hotel, cabe mencionar que fue el primero en autodenominarse de esta manera, ya que los demás eran considerados como mesones y posadas. Así el Hotel Universal fue el primero en su tipo en la ciudad de Puebla.

Más tarde, el señor Manuel Arronte adquirió el edificio, conservándolo como Hotel. Sin embargo, modificó el nombre, cambiándolo de Hotel Universal a Hotel Arronte.

Durante principios del siglo XX, el Hotel Arronte figuró como uno de los más prestigiosos. Incluso se ha mencionado que Frida Kahlo, una de las pintoras surrealistas más icónicas de la historia de México, se hospedó ahí.

Se cree que fue Manuel Arronte se encargó de colocar un elevador en el Hotel, convirtiéndose en el primer elevador que existió en Puebla. Esta nueva implementación fue muy novedosa, ya que se trataba de lo último en tecnología de aquella época.

Cabe mencionar que, hasta el día de hoy, el elevador continúa funcionando, no obstante, el edificio ahora forma parte de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), que lo utiliza como biblioteca y extensión de la Facultad de Filosofía y Letras, la cual se encuentra en el edificio adyacente.

Así que, si te gustaría conocerlo, solo debes ir al Edificio Arronte, ubicado en Av. Don Juan de Palafox y. Mendoza, número 219 del Centro Histórico de Puebla.

Con información de: BUAP