La Secretaría de Gobernación del Estado de Puebla (Segob) advirtió que no habrá tolerancia a grupos de civiles armados denominados como autodefensas, esto luego de que un grupo de este tipo surgió en el municipio de Tecamachalco como respuesta a la alta incidencia en crímenes de alto impacto.

A través de un comunicado la Segob señaló que desconoce a cualquier grupo que actúe al margen de la ley, con armas de fuego o que busque tomar la justicia en sus manos, por lo que invitaron a las personas que estén en esta dinámica a acercarse a las autoridades para entablar un diálogo sobre sus necesidades e inquietudes.
"La dependencia desconoce a cualquier grupo u organización civil que actúe al margen de la ley, y no permitirá la omisión del marco legal bajo ninguna circunstancia ni la portación de armas de manera ilegal", dice el comunicado al tiempo en que hablan sobre las cifras oficiales del combate a la delincuencia durante la actual administración del Gobierno Estatal.
 

La postura de la dependencia se da luego de que a través de redes sociales comenzaron a circular imágenes donde se aprecia a un grupo de ciudadanos con el rostro cubierto, portando armas y carteles donde anuncian la conformación de un grupo de autodefensa en el municipio de Tecamachalco.
"Hacemos un llamado a la presidenta de Tecamachalco y a las autoridades de los diferentes niveles de gobierno que los habitantes estamos cansados de los robos que sufrimos a diario, extorsiones y asesinatos y ante la ineficiencia de las corporaciones policíacas (G.N. estatal y municipal) nos unimos para acabar con esas lacras en la zona" (sic) dice uno de los carteles.
En un segundo cartel el grupo de entre 20 y 30 hombres señala que no son delincuentes, que es gente de trabajo que a causa de la delincuencia se han visto orillados a conformar este movimiento, esto al tiempo en que empuñan armas de alto poder como rifles y metralletas.
Cabe señalar que los municipios de la zona conocida como el Triángulo Rojo, donde se encuentra Tecamachalco, se han convertido en un foco rojo por la incidencia delictiva en sus carreteras y colonias debido a las bandas que operan con secuestros, cobro de piso, robo de hidrocarburo y asaltos a transportistas.