La mañana de este miércoles 30 de diciembre el parque Colón, amaneció acordonado con el objetivo de evitar reuniones de ciudadanos en el lugar, lo mismo sucede ya con unidades deportivas y áreas infantiles en la ciudad y las juntas auxiliares.

Esta determinación fue tomada desde las primeras horas del martes 29 de diciembre después de darse a conocer el decreto por el Riesgo Máximo de contagios de Covid-19 en el estado de Puebla, pero fue hasta la madrugada de este miércoles que se efectuó la colocación de la cinta amarilla de prohibido el paso.

Estas acciones se suman a la decisión de apagar los adornos navideños en el centro de la ciudad, el cierre de comercios, el regreso de los restauranteros a la venta de solo para llevar o servicio a domicilio.

La reducción de horarios en los mercados municipales, la suspensión del tianguis regional y la venta de temporada, con el objetivo de evitar que se regrese al semáforo rojo y al confinamiento completo.

El gobierno local confía en que de esta forma se detenga el repunte para permitir que la actividad económica en el municipio sea una constante a partir del 11 de enero, después de pasar esta temporada que invita a convivir con grandes cantidades de gente.