Este martes se estrenó un programa especial de la cadena ESPN donde algunas de las figuras tarahumaras que han logrado destacar en competencias de ultramaratón a nivel mundial fueron las y los protagonistas.

Se trata del documental The Infinite Race, dirigido por Bernardo Ruíz, donde algunos representantes como Silvino Cubesare, Irma Chávez y Catalina Rascón, revelaron parte de la esencia de este pueblo indígena mexicano que no deja extinguir aún la costumbre ancestral de correr distancias kilométricas de la sierra en las Barrancas del Cobre, en el estado mexicano de Chihuahua.

El documental apareció en una emisión más de la serie 30 por 30 que transmite el canal de televisión ESPN, donde se narran hazañas deportivas, y en esta ocasión tocó el turno de hablar acerca de dichos corredores excepcionales, así como del choque cultural al que se han enfrentado con corredores de otras partes del mundo.

Lo anterior se debe a que sus travesías fueron expuestas a través de un libro llamado “Nacido para Correr”, de la autoría de Christopher McDougall, además de evidenciar la profundización en las creencias de este pueblo que desde hace algunas décadas ha tenido que vivir amenazado por las acciones del narcotráfico, así como enfrentar las inclemencias climáticas producidas a raíz del calentamiento global.

Irma Chávez, voz de muchos indígenas y conocida por haber participado en distintos maratones como el de Boston en Estados Unidos, señaló que “correr es una forma de resistir a la colonización”, consciente de lo que vive su pueblo y que además ha estudiado diversas especialidades. En la actualidad cursa la maestría en Ciencias Humanas e imparte clases en la Universidad de Chihuahua.

“Las carreras son fundamentales en nuestras comunidades. Se hacen como un agradecimiento, no por el objetivo de ganar una meta, pues no se corre por uno mismo sino por la comunidad…Mis ancestros nos decían: ‘Corres toda la noche y pides perdón a la madre tierra porque ella no deja de sentir dolor””, agregó en otra parte del documental.

Silvino Cubesare, quien comenzó a correr largas distancias cuando tenía apenas cinco años de edad, cuestiona el hecho de que exista gente en el mundo interesada en correr como lo hacen los rarámuris, dado que para ellos (nativos) guarda un significado especial se haga o no con sandalias.

Por su parte, Catalina Rascón admite que sueña con llegar a unos Juegos Olímpicos sin olvidar de dónde proviene. Ella fue la primera entre cientos de jóvenes y niños en terminar una carrera de 60 kilómetros (2012) cuando iba en la secundaria y le tocó vivir la terrible experiencia de una balacera entre miembros de bandas rivales de narcos (2015) luego de ganar una carrera de larga distancia.

Al día de hoy estudia en la capital de Chihuahua y optó por competir en carreras cortas, todo un reto para ella debido a que requiere mayor velocidad.

“Me han pisoteado muchas veces, pero por la discriminación que he sufrido antes, ahora no me quedo callada, pues los pueblos indígenas debemos aprender a que nadie va a venir a resolvernos nuestras cosas. No debemos dejar perder nuestra identidad como Nación Raramuri”, finaliza Irma Chávez.

Foto: Twitter