Con más de 100 pruebastestimonios y peritajes que analizar, este próximo miércoles 16 de diciembre arrancará el juicio oral en contra de Ricardo Alexis N., por su presunta responsabilidad en el delito de feminicidio en contra de Mara Fernanda Castilla Miranda.

La que es la última etapa del proceso penal y en donde se determinará si Ricardo Alexis es culpable o inocente del crimen, se da a más de tres años de que se cometió el asesinato de Mara Fernanda Castilla Miranda, el 8 de septiembre de 2017 cuando abordó el vehículo de la plataforma Cabify que manejaba el hoy detenido.
Fue el pasado 2 de diciembre cuando el Tribunal de Enjuiciamiento Colegiado en la Región Judicial Centro acordó fijar como fecha el 16 de diciembre próximo para dar inicio con la etapa de juicio oral en el Centro de Justicia Penal de la ciudad de Puebla, ubicado en la avenida 11 Sur.
Fuentes al interior del Tribunal Superior de Justicia dieron a conocer que para este hecho se abrió la carpeta administrativa 20/2020/JO/CENTRO, donde se analizará el proceso por feminicidio con el acumulado de las carpetas 1274/2018 y 852/2017.
Fue así que en la etapa intermedia se realizó una depuración de los medios de prueba aportados tanto por la parte defensora de Ricardo Alexis como por parte del agente del Ministerio Público, dejando más de 100 elementos, entre testimonios, peritajes y pruebas materiales para incluirlas en el juicio.
Datos en poder de este medio detallan que se trata de 57 testimonios que fueron aceptados por el juez de control, de los cuales 40 son de testigos, ofendidos y personas cercanas al caso, mientras que los otros 17 son expertos en algún área como peritos, agentes ministeriales o médicos legistas.
Asimismo se ordenó incluir 45 pruebas documentales y materiales. Entre las primeras hay 22 que incluyen documentos de identidad como actas de nacimiento, tickets de gastos funerarios, gastos de traslado de Veracruz a Puebla de la familia de Mara Fernanda Castilla, entro otros, mientras que hay otros 23 que incluyen evidencia material.
En las evidencias materiales se encuentran los indicios periciales que fueron recabados en la autopsia de la víctima, memorias con fotografías, pertenencias de la víctima, entre otros. Adicionalmente se incluyen 11 grupos de archivos con material fotográfico derivado de videos de vigilancia y otros indicios.

Juicio podría extenderse hasta enero
Dado el número de evidencias que deberán de analizarse y la naturaleza de las mismas, es muy común que este tipo de juicios puedan durar de dos a tres semanas, sin embargo a esto se le debe de añadir que se avecinan las suspensiones por las festividades decembrinas.
Fuentes cercanas al caso señalaron que además de que existen esos atenuantes, el Tribunal de Enjuiciamiento podría determinar aplazar la siguiente audiencia a la del 16 de diciembre hasta enero, situación en la que todas las partes deberán de estar de acuerdo.
Hay que señalar que debido a la situación de la pandemia se ha restringido el acceso público a las audiencias del Tribunal Superior de Justicia, esto a pesar de que en los juzgados federales se han habilitado salas audiovisuales para respetar el principio de publicidad.