Los feminicidios de Tania Nadshely Verónica Luna en 2016 y de Mara Fernanda Castilla Miranda un año después, son casos emblemáticos de violencia contra la mujer dentro de la recomendación general emitida por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) respecto a las violación a la ley para erradicar las agresiones a las mujeres.

Los casos de las estudiantes de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (Upaep), que estremecieron a la entidad y tuvieron un alcance nacional, fueron considerados por la CNDH dentro de 47 crímenes que ejemplifican la violencia feminicida en la que el Estado Mexicano ha sido omiso.

Así se advierte en la recomendación general 43/2020 dirigida al gobierno federal, los 32 gobiernos estatales; fiscalías; Secretarías de Seguridad Pública; comisiones de Derechos Humanosuniversidades públicas y otras organizaciones civiles.

Dicha recomendación se da en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el cual se conmemoró el 25 de noviembre en medio de una crisis de feminicidios que pega al país y a estados como Puebla, donde la Alerta de Género en 50 municipios no ha logrado frenar estos crímenes.

El feminicidio de Tania

La CNDH destacó el caso de Tania Nadshely Verónica Luna, de 23 años de edad, estudiante de sociología de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, quien fue encontrada por sus vecinos muerta al interior de su casa en la colonia Tepeyac, de la ciudad de Puebla, la mañana del 28 de septiembre de 2016.

En abril de ese mismo año Tania conoció en la aplicación Tinder a Luis Humberto Ortega Sánchez, su agresor, sin embargo en junio del mismo año dejó de tener contacto con él pues sufrió episodios de violencia y amenazas, no obstante accedió a verlo en septiembre.

Luis Humberto fue al domicilio de Tania y la ahorcó con una cadena que amarró a los barandales de la escalera, para después apoderarse de diversos aparatos electrónicos de la joven, para así simular que se trató de un robo a casa habitación.

Pero a pesar de la coartada con que contaba, las cámaras de seguridad y testimonios de los vecinos permitieron ubicarlo como el responsable de este hecho por lo que siete días después decidió entregarse tras ocultarse en casa de un familiar.

Aunque en 2018 se emitió la sentencia condenatoria en contra de Luis Humberto por el feminicidio de Tania, fue hasta mayo de 2019 cuando se dio a conocer la pena de 50 años de prisión y la obligación de reparar el daño moral a las víctimas indirectas, en este caso los familiares de la joven originaria de Veracruz.

El feminicidio de Mara Fernanda

El otro caso ocurrió el 7 de septiembre de 2017, cuando Mara Fernanda Castilla  Miranda, de 19 años de edad y estudiante de la UPAEP, salió con sus amigos por la noche a un bar en el municipio de San Andrés Cholula.

Tras ello la joven originaria de Veracruz decidió usar el servicio de Cabify para volver a su casa, vehículo que abordó a las 5:06 horas del 8 de septiembre y avisándole a su hermana que iba en camino.

Al despertar su hermana notó la ausencia de Mara Fernanda por lo que revisó su correo electrónico y encontró un recibo donde se daba por concluido el viaje a las 5:46 horas a las afueras de su fraccionamiento al sur de la ciudad de Puebla, lo que motivó que pidiera le mostraran las cámaras de videovigilancia y así pudo observar que el automóvil llegó a la casa pero ella nunca descendió del vehículo.

El chofer Ricardo Alexis N. fue detenido como el principal sospechoso, pero el cuerpo de Mara Fernanda Castilla fue encontrado hasta el 15 de septiembre de 2017 en un paraje de la junta auxiliar de La Resurrección.

Posteriormente se acusó que Ricardo Alexis habría abusado de ella en un hotel para después matarla y abandonarla. Tras diversos amparos y dilaciones de su proceso penal, aún no ha sido sentenciado.

Puebla en el contexto nacional

A nivel nacional la CNDH señaló que la crisis de violencia contra la mujer es generalizada y tiene múltiples aristas que implican diferentes modalidades de agresión, como lo es el acoso y en ese rubro Puebla figuró como una de las entidades con más denuncias entre enero y julio del presente año.

Según la CNDH, Puebla tuvo 16 denuncias y fue incluida en esta lista junto con la Ciudad de México, con 98 casos que representaron el 27 por ciento del total nacional; el Estado de México, con 57; Querétaro, con 32; Nuevo León, con 20; Guanajuato, con 19; Jalisco, con 18; y Coahuila, con 17.

También destaca que las 32 entidades federativas cuentan con una Ley para Prevenir y Erradicar la Discriminación; sin embargo, sólo 13 han publicado su Reglamento, siendo los casos de Campeche, Chihuahua,  Coahuila,  Colima,  Guanajuato,  Jalisco,  Morelos,  Puebla,  Querétaro,  Quintana Roo,  Sinaloa,  Sonora  y  Zacatecas.

Además precisa que actualmente existe la violencia digital y en ese sentido surgió la denominada “Ley Olimpia”, ello a raíz de la difusión de un video de contenido sexual no autorizado de una joven en el municipio de Huauchinango, Puebla.

La víctima, Olimpia, impulsó una iniciativa para reformar el Código Penal de dicha entidad y tipificar tales conductas como violación a la intimidad, acción que se ha replicado en diversas entidades y en Puebla, su entidad de origen, se agregó el 10 de diciembre de 2018.

Esta legislación que está contenida en el artículo 225 del Código Penal del Estado de Puebla, contempla penas de tres a seis años de prisión y multas de 1 mil a 2 mil días de salario mínimo para quienes difundan fotografías o videos de contenido sexual sin la autorización de la persona que aparece en ellas.