El exgobernador Antonio Gali Fayad, el exfiscal Víctor Carrancá Bourget, el expresidente del Tribunal Superior de Justicia, Roberto Flores Toledano, así como siete funcionarios públicos más fueron denunciandos por supuestos actos de corrupción durante la investigación del caso de desaparición de Paulina Camargo Limón.

Dicha denuncia fue presentada este lunes por Luis Alberto Sosa, padre de José María Sosa Álvarez, quien hasta el momento está sentenciado por el homicidio de la joven en 2015 pero también es investigado por desaparición forzada pues nunca se encontró el cadáver de la víctima.

Alrededor del mediodía los padres de José María "Chema" Sosa acudieron a las instalaciones de la Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción para presentar la denuncia, misma que después de varias trabas fue recibida y se radicó bajo el expediente 870/2020/FECC/UI-A de dicha oficina.

Según información proporcionada por los familiares y abogados de "Chema", la misma se presentó en contra de exfuncionarios de primer nivel como el exgobernador Antonio Gali Fayad; el exfiscal Víctor Carrancá Bourget; el expresidente del Tribunal Superior de Justicia, Roberto Flores Toledano.

Pero también contra otros funcionarios como el juez Tercero de lo Penal, Francisco Javier Martínez CastilloJaime Huerta Ramos, ahora Fiscal de Investigación Regional; y los agentes del Ministerio Público Ingrid Jannette Conrado Limón, Omar Monarca Zavala, Omar Pérez Aguirre, Nicolás Flores Figueroa y María Elena Farfán González.

En entrevista, el padre de "Chema", Luis Alberto Sosa, señaló que buscará una audiencia con el gobernador Miguel Barbosa Huerta para que los ayude a que la denuncia tenga más fuerza y se pueda esclarecer el caso de Paulina Camargo, dejando en claro las supuestas anomalías cometidas por los denunciados en el proceso penal.

Según argumentó el señor Sosa, salvo la calificación de los delitos que haga el Ministerio Público, él señala en la denuncia que los 10 (ex) funcionarios cometieron delitos como desaparición de persona y abuso de autoridad, toda vez que en 2015 mantuvieron retenido y sometido a tortura a José María hasta declarar el supuesto asesinato de Paulina Camargo.

También recordaron que no se trata de la primera denuncia que presentan en contra del exfiscal Víctor Carrancá, pues en septiembre pasado se le denunció por el caso Chalchihuapan y la muerte del niño José Luis Tehuatlie Tamayo.

Actualmente José María Sosa ya cuenta con una sentencia de 16 años y 6 meses por el delito de homicidio, sin embargo también está a punto de llegar en la fase intermedia del proceso por desaparición forzada de persona cometida por particulares, este último bajo la premisa de que hasta la fecha no se ha encontrado el cadáver o rastro de Paulina.