Pese a que el box es un deporte que desborda pasiones, en esta ocasión los límites fueron rebasados durante un combate en África. Una contienda que se disputaba en Malawi terminó con batalla campal, todo debido a que Salimu Chazama le estaba dando una paliza a Alexander Likande.

El hecho sucedió cuando Chazama llevó contra las cuerdas a su rival, donde lo golpeó hasta mandarlo fuera del ring; no obstante, Likande regresó a la contienda contra todo pronóstico, pero lo hizo sólo para terminar de recibir más golpes.

Dicha situación hizo que uno de los asistentes de la esquina de Alexander Likande ingresara al ring para detener la pelea, aventando a Salimu Chazama. Lógicamente, el boxeador enfureció y se lanzó a repartir golpes al asistente.

A partir de ese momento se desató el caos, ya que las dos esquinas se subieron al ring y comenzaron a soltar golpes a diestra y siniestra. Con todo ytumulto, el triunfo fue decretado para Salimu Chazama por nocaut.