En medio de tensiones y temores por posibles brotes de violencia, se desarrolla la jornada para elegir presidente de los Estados Unidos para los próximos 4 años.

Gobernadores de varios estados, incluidos Oregon, Texas, Arizona y Massachusetts, han solicitado que la Guardia Nacional en sus entidades esté preparada para ser desplegada en caso de disturbios.

En California se vive una jornada electoral con “mucha tensión en el ambiente”, dijo Alejandro Maciel, director editorial de Los Ángeles Times en Español, quien agregó que las elecciones presidenciales en Estados Unidos se han vivido de una forma distinta en la entidad.

En entrevista para MILENIO Televisión afirmó que en el condado de Riverside “una gran caravana de seguidores de Trump se hizo presente en uno de los parques donde había votación e impidió la votación y eso está ocurriendo en diferentes partes, no solo de California sino en el país”.

También afirmó que en las zonas exclusivas como Beverly Hills y Rodeo Drive las tiendas están optando por cerrar  y son tapiadas con madera “como si fuera a pasar un huracán” ante posibles disturbios si Donald Trump no llega a reconocer un eventual triunfo de Joe Biden.

En la capital Washington están anunciadas seis marchas de distinto signo político y la Casa Blanca ha dispuesto un fuerte dispositivo de seguridad a su alrededor

“Y Trump por fin logró construir un muro”, señaló un observador, tras la noticia de que se está ampliando una valla que no se puede escalar, alrededor del complejo de la Casa Blanca, como medida de seguridad, ante la posibilidad de enfrentamientos potencialmente violentos.

Los mensajes finales de los candidatos

En el último día de una contienda realizada durante una pandemia, una crisis económica y advertencias de violencia electoral, los candidatos ofrecieron sus últimos discursos en varios estados claves.

Anoche en Florida, el presidente Donald Trump  dijo a sus seguidores: "vamos a tener una buena noche” y aseguró que los estadunidenses "tienen derecho a conocer al ganador" el día de la elección, luego de que ha sobresalido que el conteo de votos se puede retrasar por la cantidad de sufragios por correo.

Trump llegó a Arlington, en Virgina, para decirle a sus colaboradores  “vamos bien en Florida y Texas; vamos a tener una buena noche”.

Por su parte, el candidato demócrata, Joe Biden, decidió regresar a la vivienda de su niñez, en Scranton, Pensilvania, donde escribió en un salón, detrás de un cuadro: "desde este hogar a la Casa Blanca con la gracia de Dios".

Biden firmó la frase con su nombre y puso la fecha de hoy: el 3 de noviembre de 2020.

"Acabo de firmar detrás de un cuadro en el salón", dijo Biden a la prensa al salir de la vivienda de tres pisos y que en el jardín lucía unos carteles a favor de su candidatura y de la senadora Kamala Harris, que podría convertirse en la primera mujer en alcanzar la vicepresidencia.

Unas 130 personas se concentraron improvisadamente para aplaudir y corear al líder demócrata mientras se protegían con mascarillas y agitaban pancartas con los nombres de Biden y Harris.

Conteo de votos tendrá distintos horarios

Los primeros centros de votación de la costa Este abrieron alrededor de las 06:00 horas (hora local), pero el cierre de las urnas será cerca de las 19:00 horas aunque la hora varía de acuerdo al estado.

Pero será a partir de las 00:00 y 01:00 horas (hora local) que se empiecen a conocer los resultados, si el conteo de votos por correo no atrasa el resultado.

Por ejemplo, en Michigan no se espera un conteo definitivo hasta el 5 de noviembre. Y en Pensilvania la Corte Suprema de Estados Unidos permitió contabilizar los votos por correo que lleguen hasta tres días después de la elección, incluso contra la voluntad de los republicanos, por lo que Donald Trump aseguró que el retraso puede conducir a un fraude y anunció que disputará el resultado en ese estado antes de que se terminen de contar los votos.

Con información de Milenio y La Jornada