La presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Olga Méndez Juárez, indicó que dueños de dos bares y centros nocturnos la han buscado para que los asesore, al señalar que han sido víctimas de extorsión por parte del personal del Ayuntamiento de Puebla para su reapertura.

“Esa área de la vida nocturna siempre es una gran fuente de oportunidades para muchos y sí, hemos sido interlocutores de algunas denuncias que nos han hecho los giros de los centros nocturnos (...) Dos denuncias he recibido y se hicieron de conocimiento al tesorero, con nombres y con algunas evidencias de lo que me estaban reportando”, expuso. 

La representante del sector restaurantero explicó que entiende la situación por la están pasando los empresarios de los centros nocturnos, al recordar que tienen más de 7 meses sin generar ingresos, pero ahorita también está el tema de salud, que es importante. 

Señaló que varios dueños de centros nocturnos han buscado acercamiento con la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados, para que los pueda representar y apoyarlos. 

“No es algo que me competa a mí; a mí me han buscado ellos para representarlos, cosa que no me siento en la capacidad porque desconozco ese giro, ya que de alguna forma, como hay gente que está dentro de la norma y cumple, también hay gente que se pasa y, bueno, hay consumo de droga, trata de mujeres y muchas cosas que se dan en esos casos de la vida nocturna”, comentó. 

Finalmente señaló que muchos bares se encuentran trabajando bajo el registro de restaurantes, pero estar ofreciendo comida no quiere decir que sean restaurantes, por lo que vienen a perjudicar a los que sí cumplen con los protocolos. 

El pasado 19 de octubre dueños y trabajadores de bares y centros nocturnos se manifestaron para exigir una cita con el gobernador Miguel Barbosa Huerta y que les autorizara la reapertura inmediata de estos establecimientos. 

Existen 2 mil centros nocturnos entre bares, discotecas, clubes y cabarets que desde hace casi siete meses se encuentran cerrados y están al borde de la quiebra, y que dan empleos a 100 mil personas de forma directa e indirecta.