Un zorro que vivió hace 4.2 y 4.5 millones de años, fue renombrado por científicos del Instituto de Geología (IGI) de la UNAM como Ferrucyon, en honor al paleontólogo Ismael Ferrusquia Villafranca, investigador de esa entidad académica.

Ferrucyon avius (nombre del ejemplar) vivió en la antigua Baja California Sur, en el tiempo en que se formaba el Golfo de California, señaló Marisol Montellano Ballesteros, del IGI, una de las autoras de la investigación.

La historia de este mamífero comenzó a finales de los 70 cuando sus restos fueron encontrados en Baja California Sur por Ismael Ferrusquia Villafranca y Víctor Torres Roldán del IGI, en una localidad conocida como Rancho Algodones.

En un principio se creyó que se trataba de un tipo de zorro relacionado con las formas de América del sur, y por eso lo denominaron Cerdocyon avius; a partir de su descripción algunos especialistas expusieron sus dudas sobre si en realidad pertenecía a dicho grupo de carnívoros debido a sus dientes, mandíbula y cráneo.

Los restos fosilizados, que están resguardados por el Museo Nacional de Paleontología de la UNAM, fueron estudiados recientemente por Damián Ruiz Ramoni y Montellano Ballesteros quienes realizaban una investigación de los carnívoros de México y su relación con la introducción de este grupo de mamíferos a América del sur.

Las características de este animal hicieron que los expertos decidieron redescribir el ejemplar y ubicarlo dentro del contexto de la filogenia de la tribu Vulpini, y descartaron que tuviera relación con los zorros de América del sur.

“Más bien es un zorro que está más relacionado con los de América del norte y los asiáticos”, expresaron.

Según explicaron, cuando vivía este zorro lucía similar a los actuales y enfrentó un ambiente de grandes cambios debido a la formación del Golfo de California; probablemente se alimentaba de mamíferos pequeños como roedores y otros microvertebrados como lagartijas.

“Nuestras observaciones y análisis confirmaron que se trata de un animal con una combinación de características morfológicas que no habían sido descritas anteriormente, marcadas por su mandíbula y una cúspide muy singular, por lo que se decidió nombrarlo como Ferrucyon avius”, explicó la experta en paleobiogeografía.

Ramoni informó que en México sólo hay tres registros fósiles de zorros, éste, de Baja California Sur, que tiene 4.5 millones de años; otro un poco más antiguo descrito en el estado de Chihuahua, de un género diferente; y una más del cuaternario.

Con información de la UNAM