El gobernador Miguel Barbosa Huerta aseguró que "no metería las manos al fuego por nadie" en el área de seguridad pública, al dar a conocer la salida de Moisés Grajales Monterrosa, funcionario chiapaneco que llegó a Puebla apenas en el primer trimestre de este año, junto con Raciel López Salazar, actual titular de la Secretaría de Seguridad Pública.

Al ser cuestionado sobre los diferentes actos de corrupción que han sido evidenciados en las últimas semanas, principalmente dentro de los Ceresos, el gobernador señaló que se trata de una disputa entre grupos y aseguró que hay choques internos por el control de estos espacios.
Recalcó que debe confiar en la gente a su cargo pero no metería las manos al fuego por nadie, incluyendo desde custodios hasta la cabeza del sistema, haciendo alusión a Raciel López Salazar, actual secretario de Seguridad Pública que llegó este año tras la salida del veracruzano Ildefonso Amézaga Ramírez.
"No metería las manos al fuego por ninguna persona del sistema policial, pero tengo que confiar, confiar con pruebas. En el momento que pierda yo la confianza (en alguien), se va de mi gobierno, desde un custodio hasta el máximo (jefe) y sé quién está filtrando cosas", dijo en relación a los videos.

Barbosa también aprovechó para dar a conocer la salida de uno de los funcionarios chiapanecos llegados este año, Moisés Grajales Monterrosa, quien ocupaba el cargo de secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública, y de quien no se informó el motivo de su salida.
"Sí relevé al secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública porque lo consideré que era una decisión necesaria, ¿de acuerdo? Nada más por eso", sostuvo el mandatario en relación a Grajales Monterrosa quien apenas llegó en marzo a ocupar dicho puesto en lugar de Luis Eduardo Méndez Cacho.
La llegada de Raciel López Salazar a la Secretaría de Seguridad Pública trajo consigo un arribo de funcionarios chiapanecos a puestos estratégicos de la corporación, lo que también ha generado disputas internas como el pago de la Policía Estatal, donde una de las exigencias fue colocar en esos puestos a poblanos capacitados y no foráneos sin experiencia.
El gobernador dijo que los señalamientos en contra del Jefe de Seguridad y Custodia del Cereso de San Miguel, Mario Gallegos alias "El Maya", provienen de grupos que disputan el control por lo que advirtió que habrá cambios en el área de seguridad, pero no en favor de uno u otro grupo.
Apenas el pasado viernes este medio publicó que "El Maya" se encontraba detrás del video difundido en redes sociales, donde se aprecia a un interno del Cereso de Puebla que es torturado y extorsionado con 50 mil pesos.
El pasado domingo se documentó la historia de un interno preso por el homicidio de su prima y el cual disfruta de diversos lujos, incluido un departamento privado en la explanada del penal, por lo cual "El Maya" cobra entre 10 y 15 mil pesos al mes.