Un hombre de 31 años de edad murió al quedar sepultado en la tumba que excavaba en el panteón Valle de Los Ángeles, donde se llevaría a cabo un servicio funerario. 

Ayer al filo de las 13 horas, Enrique C. excavaba una fosa de alrededor 3 metros de profundidad. Las labores iniciaron con una retroexcavadora, sin embargo, para detallar la excavación el hombre que llevaba trabajando un año como sepulturero bajó, en ese instante la tierra se desplazó y cayó sobre él. 

Trabajadores del mismo lugar al descubrir el accidente dieron aviso al número de emergencias 911, por lo que paramédicos del Sistema de Urgencias Médicas Avanzadas (SUMA) a bordo de la ambulancia 231, así como elementos de Protección Civil Municipal y uniformados de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) se trasladaron al sitio. 

Luego de rescatar a la víctima y revisar los signos vitales, los paramédicos confirmaron que el trabajador había muerto debido a asfixia traumática por lo que el lugar fue acordonado para luego dar parte al agente del Ministerio Público. 

Personal de la Fiscalía de Puebla del área especializada en la investigación de homicidios acudió al Antiguo Camino al Batán, para encabezar las diligencias del levantamiento del cuerpo

Ante lo ocurrido, las autoridades ministeriales dieron inicio a la carpeta 991/220, mientras que el cuerpo fue llevado a la morgue.