El gobernador Luis Miguel Barbosa es poco transparente, guarda rencores personales; ha desatado una persecución contra los que considera sus adversarios políticos y no puede ocultar las complicidades que tuvo con el extinto Rafael Moreno Valle.

Así lo señala Fernando Manzanilla Prieto, diputado federal por Puebla y ex secretario de Gobernación con RMV y con Barbosa, en una entrevista con Gerardo Pérez García, publicada en Foro 21.

Manzanilla también habla de sus posibilidades políticas en el 2021 aunque dice que ese año no es necesariamente de vida o muerte.

Respecto del clima social imperante en la entidad, recuerda que Barbosa habló de reconciliación y no ha cumplido: “Al contrario, se vive una constante persecución”.

Y propone “retomar el ideario de Alfredo Toxqui… conciliación sin odios ni rencores”.

Manzanilla habla de la personalidad del gobernador: “creo que no es buena persona. Tiene muchos rencores. Es poco transparente. No sabes al final con quién estás lidiando o acordando. Es un gran actor en la escena política. Más no lo concibo un buen ser humano”.

De las complicidades con RMV, asevera : “Para (la) edificación de los Arcos de Seguridad el entonces legislador gestionó 500 millones de pesos al mandatario y éste le regresó 16 por ciento de moches”.

Acerca de su salida del gobierno de Barbosa, Manzanilla aclara:

 “Fue Barbosa quien me pidió apoyar el interinato”(de Guillermo- Pacheco Pulido). Tiempo después, me enteré que la ratificación vino a solicitud del Presiente de México, Andrés Manuel López Obrador”.

De su salida de la administración barbosista dice que fue resultado de intrigas palaciegas“el juego de intrigas palaciegas de su equipo se fue imponiendo. Por cierto, es un equipo menor, poco experimentado. Porque una cosa es lo que te digan y otra la realidad.
Y Barbosa me decíano creo en las intrigas. Estuvo en sus manos recibir las intrigas, oírlas o no, creerlas o no. Discernir que sí y que no. Ayudé a Barbosa a costa de mis relaciones familiares y no me arrepiento de haberlo ayudado. Por eso me fui tranquilo de la Secretaría”.

Manzanilla también sostiene que no le tiene miedo a la auditoría que pidió su sucesor David Méndez Márquez;, que la partida secreta  no es secreta pues está consignada en la partida 3370, y que Barbosa pidió se destinara para el proceso de transición.

Sobre su futuro político, Manzanilla señala que aún no ha decidido si participará por la candidatura a por la Presidencia Municipal de Puebla, o  una diputación local, o  la reelección en la federal; que a finales de año tomará una decisión en base a sondeos y encuestas de medición, pero advierte que “no es de vida o muerte el 2021”.