El TEPJF se negó a resolver el juicio de los regidores de Tehuacán contra el proceso de disolución del Cabildo, por ser de índole político y no electoral, así que el caso quedó solo en manos de la SCJN.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) concluyó este jueves que carece de facultades para validar o revocar el proceso iniciado por el Congreso del estado.

En sesión pública la Sala Regional Ciudad de México se declaró incompetente para emitir una resolución y evitó entrar al fondo del asunto.

Por unanimidad los magistrados determinaron que el tema carecía de materia para ser atendido conforme al sistema de medios de impugnación y se desestimó el recurso.

Así se dio por improcedente el juicio SCM-JDC-113/2020, promovido por los regidores Israel Nasta de la TorreVíctor Canaán Barquet y otros.

Su demanda era invalidar el proceso para la desaparición del Cabildo iniciado el 6 de julio por la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales de Congreso.

Su juicio para la protección de los derechos político-electorales originalmente fue interpuesto en la Sala Superior, pero esta lo reenvió a la regional.

Apenas el pasado 9 de septiembre la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) frenó la desaparición del Cabildo de Tehuacán, pues concedió una suspensión provisional al ayuntamiento.

El máximo tribunal del país ordenó al poder Legislativo no emitir un fallo en tanto no se resuelva la controversia constitucional 118/2020 que interpuso el ayuntamiento el 13 de agosto.

Confirman fallo contra regidora

En otro punto de la sesión, la Sala Regional del TEPJF confirmó que el exsecretario de Medio Ambiente, Francisco Castillo Montemayor, no cometió violencia política de género en contra de la regidora panista del ayuntamiento de Puebla, Augusta Díaz de Rivera.

Por unanimidad se declararon infundados los agravios denunciados en su juicio SCM-JDC-135/2020, donde exigía revocar la sentencia del Tribunal Electoral del Estado (TEEP) y emitir una sanción a su presunto agresor.

Los magistrados concluyeron que la discusión del 25 de abril de 2019 en la Sala de Regidores, donde Castillo Montemayor la calificó de “indigna” para ejercer el cargo, no se trató un ataque machista, pues fue parte de un acalorado debate donde la regidora también se defendió, alzó la voz y acabó por abandonar el sitio, sin que se le impidiera ejercer su cargo o se violentara alguno de sus derechos.