Diputados de la LIX Legislatura se habrían embolsado 5.6 millones de pesos

por aprobar reformas antipopulares del entonces gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, aseguró la exdiputada Socorro Quezada Tiempo.

La ex legisladora demandó al Congreso de Puebla ampliar la denuncia penal que promovió contra la LIX Legislatura por una posible malversación de recursos.

Dijo que legisladores en ese periodo aprobaron la eliminación de derechos laborales de los trabajadores del Hospital del Niño Poblano; retirar el servicio del registro civil de las juntas auxiliares y la creación de un mecanismo irregular de expropiación, entre otras medidas que tuvieron como objetivo la supresión de derechos humanos y colectivos.

A dos años de concluido ese periodo, nadie ha sido sancionado por ese acto de corrupción, dijo en entrevista con La Jornada de Oriente.

Quezada refirió que ella tuvo conocimiento de esa “partida secreta” que manejó la extinta Secretaría General de Gobierno (SGG) en las administraciones panistas de Rafael Moreno Valle y Antonio Gali Fayad antes de rendir protesta de cargo como legisladora del Partido de la Revolución Democrática en enero de 2014, durante una reunión del grupo parlamentario del PRD.

En ese encuentro, prosiguió, dieron a conocer a los diputados electos que habría un apoyo de 100 mil pesos mensuales por los votos que se pudieran ejercer a favor de las iniciativas de Moreno Valle.

De acuerdo con Quezada, el bono permitió a los legisladores que lo aceptaron triplicar sus ingresos por debajo del agua, mientras de manera pública el Congreso presumía una reducción en la remuneración oficial de los diputados de 60 mil pesos a 55 mil.