Una mujer poblana vende servilletas bordadas para intentar pagar el tratamiento de su hija, quien se encuentra hospitalizado en el Hospital del Niño Poblano.

Guadalupe Pérez García ha estado, durante estos días, fuera del Hospital del Niño Poblano: su hija, de tan sólo un mes de nacida, tiene perforados los intestinos.

La madre indica que su hija nació con los intestinos perforados y ahora es atendida por especialistas. Apenas el 7 de septiembre, la pequeña fue sometida a cirugía.

“Gracias a la venta de mis servilletas, he podido sobrellevar este problema, pero nos hace falta mucho más. No nos alcanza el dinero y lo que gano lo uso para pagar los medicamentos de mi niña”.

Por ello, Guadalupe Pérez ha tenido que encontrar una manera para costear el tratamiento.

La señora Guadalupe es oriunda de Huehuetla, en la Sierra Norte de Puebla; ella y su esposo se quedaron sin trabajo a raíz de la pandemia por covid-19.

“Mi bebé nació con los intestinos perforados y con la cirugía esperemos que se repare el daño. Es difícil porque mi esposo y yo perdimos nuestros trabajos por la pandemia y por más que queremos salir adelante no podemos, la situación está muy mal, pero a pesar de todo no nos rendimos por nuestros hijos”, indicó.

Hasta el momento no ha recibido ayuda de ninguna institución; por ello, vende sus bordados a 200 pesos para poder pagar las medicinas de su pequeña.