A través de redes sociales se publicó una imagen que alerta de dos supuestos tatuadores que en realidad son ladrones.

Los delincuentes operan en la zona Céntrica de Puebla, específicamente en el Zócalo de la Ciudad, lugar concurrido por los transeúntes.

El modus operandi de los delincuentes es ofrecer tatuajes de hena; una vez que el cliente accede a que le realicen el trabajo, le exigen más dinero del acordado e, incluso, pueden llegar a agredirlos con tal de quedarse con el dinero.

“$100? Wow les fue bien, a mi me cobraron una vez $300 y los tuve que dar porque ya me estaban haciendo bolita, no comí en toda la semana porque era el dinero pa la escuela [sic]”, dijo una víctima.

Los denunciantes indicaron que los estafadores simplemente toman el brazo de su víctima y empiezan a tatuarlo sin su consentimiento para posteriormente cobrar hasta 200 pesos; hay quienes denuncian haber sido despojados de sus pertenencias.

Así lo han atestiguado varios internautas, quienes han comentado que los ladrones abordan a sus víctimas de manera sorpresiva y que quienes se niegan a “pagar por el tatuaje” son amenazados por el grupo que respalda a estos delincuentes.

"si amiga pero, pues son un 170 y 170, si no traías dinero me hubieras dicho no gracias" pero dijo que era cooperación voluntaria!! Luego nos preguntó que si preferíamos ser robadas o asaltadas y me asusté porque empezaron a llegar todos los de su banda o con los que hace esas cosas [sic]”, indicó en Facebook otra de las personas abordadas.