El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta señaló que los cuatro años que restan de su gestión despachará en Casa Aguayo, pues no prevé mudarse a otra sede de gobierno.

Sin embargo, refirió que durante su administración se remodelarán edificios gubernamentales como el antiguo Palacio de Gobierno y el Salón de Protocolos, que se encuentran en el Centro Histórico, además de la ex sede del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) que se localiza en el cruce de las calles 5 Oriente y 2 Sur.

En su conferencia de prensa de este viernes, comentó que no se mudará al antiguo Palacio de Gobierno, de la calle Reforma, pues el espacio no cuenta con las mismas características de movilidad que sí tiene Casa Aguayo.

Incluso comentó que hasta pudiera sufrir una emboscada por parte de los integrantes de Antorcha Campesina.

“No me pasaría ahí –al antiguo Palacio de Gobierno– que tal si Antorcha Campesina llega y se me sienta ahí: no me deja salir en un año. Llega doña Soraya –Córdova- y me empieza a gritar 72 horas continuas, con esa voz tan melodiosa que tiene, o la niña Lluvia. . . ¡ híjole, hablan pero bonito!”, expresó.

Barbosa dijo que su gobierno lleva meses de trabajo en la rehabilitación del inmueble en cuestión, pues señaló que anteriores administraciones lo descuidaron sobremanera.

Rechaza hablar de Manzanilla

En su conferencia de prensa, el gobernador se reusó por segunda ocasión consecutiva en esta semana a hablar sobre su ex colaborador y actual diputado federal Fernando Manzanilla Prieto, cuando fue cuestionado sobre declaraciones recientes que éste formuló.

El mandatario acusó el lunes a Manzanilla de hacer uso de una “partida secreta” cuando fungió como secretario General de Gobierno, y éste a su vez, señaló que el propio mandatario hizo uso de los recursos del capítulo presupuestal 3370 “Servicios de Seguridad y Protección”.