Diputados exigieron investigar al gobernador Miguel Barbosa Huerta y sus colaboradores por usar la llamada “partida secreta” para financiar un congreso de izquierda en julio del año pasado, pues advirtieron que el acto aparenta ser ilegal.

Legisladores del PAN, el PRI y PT denunciaron que la realización de la Primera Reunión de Líderes Progresistas Latinoamericanos tiene tintes de ilegalidad porque fue un evento político-partidista en el cual se gastó al menos un millón y medio de pesos, a pesar de que la Constitución prohíbe usar dinero del erario para actos políticos.

En entrevistas por separado coincidieron en que el mandatario de Morena y su gabinete deben ser investigados, así como los diez exfuncionarios que fueron denunciados por mal uso de la partida presupuestal 3370, denominada “Servicios de Seguridad y Protección”.

Esto luego de darse a conocer que el secretario de Gobernación, David Méndez Márquez, recibió de su antecesor Fernando Manzanilla Prieto, un millón y medio de pesos para la celebración del foro, a pesar de que en julio de 2019 Barbosa Huerta apenas era gobernador electo y asumiría el cargo hasta octubre.

La priísta Rocío García Olmedo sentenció que la Auditoría Superior del Estado (ASE) es quien debe investigar el uso de los recursos y aclarar si hubo irregularidades.

En entrevista enfatizó que los funcionarios de la actual administración y los de las anteriores tienen que explicar el destino del dinero asignado a la llamada “partida secreta”, que existe en el presupuesto desde 2013.

“Este caso (del foro de izquierda) obliga a que deben ser investigados todos los secretarios de gobierno, los de antes y los de ahora, y sería bueno saber qué informes presentó y ha presentado el Órgano Interno de Control de la Secretaría de Gobernación, así como lo que ha detectado la Auditoría Superior del Estado”, puntualizó.

La legisladora consideró que la Secretaría de la Función Pública (SFP) también tendría que abrir una investigación al gobierno interino de Guillermo Pacheco Pulido por la entrega del dinero al entonces equipo de transición de Barbosa Huerta.

García Olmedo advirtió que el gobierno estaría invadiendo atribuciones de la ASE al denunciar el supuesto mal uso del dinero, ya que la auditoría es el órgano autónomo encargado de fiscalizar los recursos en la revisión de las cuentas públicas.

Barbosa debe dar respuestas

La panista Mónica Rodríguez Della Vecchia sentenció que el gobierno de Barbosa Huerta “debe dar respuestas” al igual que los diez exfuncionarios que denunció, pues remarcó que la actual administración continúa haciendo uso discrecional de la partida “secreta”.

En entrevista vio incongruente que la gestión morenista acuse corrupción y opacidad en las gestiones de Rafael Moreno Valle y Antonio Gali Fayad, pero a la vez replique prácticas que criticaba.

“Hay denuncias y golpes de pecho del gobierno, pero este gobierno también nos debe respuestas, porque por muchos años criticaron las partidas discrecionales y el uso de recursos, pero ahora no solo conservan las partidas, sino que las usan y hasta peor que antes”, reclamó.

Al señalar que las denuncias contra exfuncionarios panistas son un distractor y una estrategia mediática con fines electorales, exigió que se investigue también al actual gobierno si de verdad se busca transparencia y combatir la corrupción.

Ven uso ilegal de recursos

José Juan Espinosa Torres (del PT) advirtió que la realización del foro podría ser una ilegalidad por llevarse a cabo con recursos públicos cuando Barbosa Huerta aún ni era gobernador.

En sesión de la Comisión Permanente denunció que el evento exhibe que la partida “secreta” se utiliza de forma opaca y discrecional igual que en los gobiernos anteriores, pero se acusa únicamente a los adversarios políticos del gobierno en turno.

La Reunión de Líderes Progresistas se realizó en julio de 2019 y ahí nació el “Grupo Puebla”, que reúne los ex presidentes Rafael Correa, Evo Morales, José Mujica y Lula Da Silva, de Ecuador, Bolivia, Uruguay y Brasil, así como al fundador del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas; la exdirigente de Morena, Yeidckol Polevnsky y el experredista René Bejarano.

El millón y medio de pesos para la organización fue recibido el 5 julio de 2019 por David Méndez Márquez y el evento se celebró los días 12, 13 y 14 de julio de 2019 en el Hotel Quinta Real de la capital de Puebla.