Se pronostican lluvias torrenciales (de 150 a 250 milímetros ) en zonas de Guerrero, Oaxaca, Puebla y Veracruz; intensas (de 75 a 150 mm) en Chiapas, Quintana Roo y Yucatán, y muy fuertes (de 50 a 75 mm) en Campeche y Tabasco, ocasionadas por una zona de baja presión con alta probabilidad de desarrollo ciclónico en las costas de Guerrero y Oaxaca, así como por un canal de baja presión ubicado sobre el litoral del Golfo de México.

Un segundo canal de baja presión se mantendrá sobre el noroeste, occidente y centro de México, y en interacción con inestabilidad en niveles altos de la atmósfera, generará lluvias torrenciales en Michoacán; puntuales intensas en Colima, Jalisco y Nayarit; muy fuertes en el Estado de México y Morelos; fuertes (de 25 a 50 mm) en la Ciudad de México, el occidente de Durango, Hidalgo, San Luis Potosí, Sinaloa y Tlaxcala; intervalos de chubascos (de 5.1 a 25 mm) en Guanajuato, Querétaro, Sonora, Tamaulipas y Zacatecas, y lluvias aisladas (de 0.1 a 5.0 mm) en Baja California, Baja California Sur, Coahuila y Nuevo León.

Las lluvias descritas se presentarán con descargas eléctricas, posibles granizadas y fuertes rachas de viento durante las tormentas; además, podrán ocasionar el incremento en los niveles de ríos y arroyos, desbordamientos, deslaves e inundaciones en zonas bajas.

Viento con rachas de 60 a 70 kilómetros por hora (km/h) y oleaje de 3 a 5 metros (m) de altura, se prevé para las costas de Colima, Guerrero, Jalisco, Michoacán y Oaxaca; se esperan también rachas de 60 a 70 km/h en Baja California, Sinaloa y el Golfo de California, y de 50 a 60 km/h en Aguascalientes, Guanajuato y Zacatecas.