En un lapso de 4 a 5 meses se han rescatado 15 piezas arqueológicas de la cultura totonaca que datan aproximadamente del año 200, D.C. los hallazgos se dieron en el municipio de San Juan Xiutetelco según informó Rafael Julián Montiel, encargado del Museo regional.

 

Detalló que en la zona se continúan encontrando piezas valiosas en terrenos baldíos o propiedades de los habitantes, pues estos mismos las rescatan al momento de estar trabajando la tierra, luego llevan las piezas al museo para su observación e investigación.

 

Explicó que es muy común en Xiutetelco, cuya zona arqueológica abandonada era un centro ceremonial, en el que se realizaban los llamados entierros prehispánicos, “Las hachas votivas las colocaban en altares al iniciar el juego de pelota y las palmas totonacas son representación simbólica del protector que llevaban los jugadores en la cintura que originalmente eran de caucho o madera, las que se van encontrando de piedra son representaciones simbólicas nada más”

 

Dijo que el 96 por ciento de piezas con las que cuenta el museo regional comunitario de Xiutetelco, se han encontrado luego de que los campesinos realizan excavaciones y hoyos durante cuatro meses en la búsqueda del llamado “chayoteste”, raíz o camote del erizo, esto en la periferia del centro ceremonial de Xiutetelco que esta por demás decir que se encuentran en completo abandono.

 

Casualmente o accidentalmente se van encontrando las tumbas y con las tumbas las ofrendas funerarias donde los objetos se han hallado, entonces en la época prehispánica olmecas y tonotnacas que fueron los primeros que habitaron esta región, no tenían panteones de allí que cuando una persona fallecía, lo sepultaban en sus propios terrenos:

 “Entonces hoy en la actualidad las personas que buscan el camote del erizo “Chayoteste” no saben dónde se encontraban la tumbas y hacen hoyos en las matas de erizo y allí van encontrando estas ofrendas funerarias, algunas encontradas en tumbas y dos fragmentos hallados cerca de las pirámides de Xiutetelco

 

Rafael Julián explicó el manejo de las piezas encontradas y llevadas al museo comunitario, que no es manejado por el ayuntamiento sino por los pobladores de una asociación civil, “los mismos pobladores las entregan para que la asociación a su vez las resguarde y las registre ante el INAH; en total ya son 3 mil 262 registradas por este instituto, de las cuales están sin exhibirse al público por falta de espacio, mil 800 piezas que obran en poder del museo”.

 

Cabe resaltar que los totonacas fueron una tribu mexicana que se asentó en las zonas montañosas y costeras ocupando ciudades como Puebla y Veracruz, de allí que la cercanía con este municipio ha propiciado contar con este tipo de piezas arqueológicas.

 

Por último, es importante señalar que el museo permanece cerrado por la contingencia ante Covid desde el día 20 de marzo, pero en las próximas dos semanas retomará actividades para que el público pueda visitarlo y observar toda la riqueza de piezas valiosas con las que cuenta el museo comunitario, que se maneja con donativos voluntarios de quienes lo visitan, ya que no reciben apoyo directo de la autoridad municipal.