La empresa del Grupo Unilever, Knorr, decidió cambiar el nombre de su popular salsa picante “Zigeuner” o “salsa gitana”, debido a que recibió fuertes críticas por parte del público, al considerarla racista.

En un comunicado, la empresa dio a conocer que el nombre que la salsa había recibido podría interpretarse como una ofensa, razón por la que decidió cambiar el nombre a “salsa de pimentón al estilo húngaro”.

Al respecto, el jefe del Consejo Central de los Sinti y los Romaníes Alemanes, Romani Rose, aplaudió la medida que tomó la marca alemana, pues indicó que las palabras “judío” o “gitano”, con frecuencia, son utilizadas como insultos racistas.

Del mismo modo, señaló que el problema no sólo está en los nombres de ciertos productos, sino también en otros detalles, en los cuales hay que centrar la atención.

Cabe destacar, los gitanos ya habían solicitado que se cambiara el nombre de la salsa desde hace varios años, bajo el argumento de que el producto no es parte de su cocina tradicional.