El sábado por la mañana, una pareja de surfistas se encontraba practicando este deporte acuático en una playa cerca de Port Macquarie, la cual está ubicada a 400 kilómetros del norte de Sídney, Australia.

Todo marchaba con tranquilidad, hasta que un tiburón atacó a la esposa del australiano, quien no dudó ni un segundo en golpear al tiburón para que le soltara la pierna a la mujer.

El animal dio dos mordidas a la víctima en la pierna derecha, razón por la que el hombre agarró al tiburón y lo golpeó en repetidas ocasiones, pues el animal no la quería soltar.

Un testigo de los hechos declaró a Daily Telegraph que el esposo actuó como un verdadero héroe. Los paramédicos dieron primeros auxilios a la mujer, quien tuvo que ser trasladada, en helicóptero, al hospital más cercano.