Aunque al inicio de la pandemia hallar cubrebocas KN95 era prácticamente una hazaña ya fuera por su escasez o el elevado precio que llegó a tener, en los últimos meses su costo se ha desplomado hasta un 89 por ciento, cuando anteriormente tocó hasta los 799 pesos por unidad.

El portal El Heraldo de México reveló que las mascarillas de dicho modelo pueden ser encontrados desde 85 pesos en tiendas como Walmart o Bodega Aurrera, mientras que en otras como Soriana su costo llega a los 109 pesos por pieza y en Mercado Libre se encuentran por 98 pesos.

El presidente de la Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex), Antonio Pascual, señaló que siete de cada diez personas que asisten a un establecimiento de este tipo suelen incluir cubrebocas dentro de su lista de compras.

Tras confirmarse el primer caso de coronavirus en México, las y los usuarios realizaron distintas compras de pánico que provocaron un evidente desabasto, aunque a lo largo de las semanas la venta y producción lograron adecuarse.

Para marzo de este año, los precios de estos productos se duplicaron en algunos espacios comerciales, ya que en Amazon una sola pieza costaba hasta 799 pesos, mientras que un paquete de 10 cubrebocas alcanzaba un costo de 5 mil 979 pesos, es decir, 597.9 pesos por pieza.

“Cuando comenzó la emergencia no nos dábamos abasto, los cubrebocas se nos terminaban en menos de dos días. Ahora la demanda ha disminuido cerca de 30 por ciento y los precios se han estabilizado”, comentó para El Heraldo un trabajador de una de las cadenas comerciales, quien permaneció en calidad de anonimato.

Los datos del conglomerado de medios Nielsen, arrojaron que la demanda de cubrebocas se disparó hasta en 616 por ciento al inicio de la emergencia sanitaria en marzo pasado, lo que incluyó a los cubrebocas dentro de la lista de compras recurrentes, junto con los alimentos no perecederos y otros artículos, con motivo de hacer frente a la contingencia.

Nielsen señaló que dichas compras forma parte de nuevos patrones de consumo denominados compras proactivas para la salud, mismas que se generaron en los hogares como resultado de la pandemia.

Foto: Twitter / @SusilandLight