Una útil herramienta para frenar la propagación de coronavirus ha sido el uso de cubrebocas, pues una de las principales fuentes de transmisión del virus es a través de las gotas de saliva que se producen al hablar o gritar.

Existen diversos tipos de cubrebocas en el mercado. Por ello, un grupo de investigadores de la Universidad de Duke analizó la efectividad de diferentes mascarillas para saber cuál es más útil para evitar la propagación del virus.

El día viernes se publicó el estudio, en el cual utilizaron un método simple de rayo láser y un teléfono celular para valorar la eficiencia de los diversos tipos de cubrebocas que existen en el mercado, evaluando la transmisión de gotitas respiratorias durante el habla regular.

Cada mascarilla se probó 10 veces y los investigadores descubrieron que también hay algunas completamente inútiles. De acuerdo con CNN, los investigadores utilizaron una caja para hablar por el orificio de la parte delantera; la cámara del teléfono celular se colocaba en la parte superior de la caja para registrar la luz que se dispersaba en todas las direcciones, debido a las gotas respiratorias que cortaban el rayo láser cuando se hablaba.

La mascarilla más eficaz fue la N95, la cual está generalmente reservada para trabajadores del sector salud. Del mismo modo, las mascarillas quirúrgicas de tres capas y los cubrebocas de algodón funcionaron muy bien.

Por el contrario, hubo mascarillas que no cumplieron su función, tal es el caso de las pañoletas y las máscaras de punto. Del mismo modo, los cuellos -máscaras para el cuello o neck fleeces- que son comúnmente utilizados por los corredores, tampoco fueron efectivos.

Para los investigadores fue sorprendente que el número de partículas propagadas fuera mayor utilizando las máscaras para el cuello que sin utilizar mascarilla, pues el material parecía descomponer las gotas grandes en partículas más pequeñas, las cuales se propagan con mayor facilidad.

Los investigadores recalcaron que la finalidad del estudio consiste en alentar a las personas a utilizar cubrebocas que en realidad funcionen. Del mismo modo, explicaron a CNN que a pesar de que la prueba es muy simple no se recomienda hacerla en casa, ya que el mal manejo de láseres potentes puede causar daños en los ojos de manera permanente.