Pese a situarnos aún en plena pandemia de COVID-19, el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, realizó una fiesta con amigos cercanos para celebrar su regreso a México, luego de que mantenerse preso en España y pasar algunos días en el hospital, como supuestamente revelaron fuentes del periodista Carlos Loret de Mola.

Dicha celebración habría tenido lugar hace algunos días en casa del exfuncionario, en Ciudad de México, donde los contados invitados habrían llevado consigo regalos bastante lujosos, entre los que se encuentran cajas de vino de Château Margaux, que se encuentra entre las bebidas más prestigiosas del mundo con un valor de 25 mil pesos cada una.

Lozoya, quien dirigió la petrolera estatal y el área internacional de la campaña del expresidente Enrique Peña Nieto, está acusado de haber recibido sobornos de la brasileña Odebrecht, además de asociarse con su madre, esposa y hermana para esconder su identidad en el caso.

La madre del exdirector de Pemex, Gilda Austin, de 72 años, pasó alrededor de 100 días detenida tras su arresto en julio pasado, en Alemania.

La semana pasada, un juez le negó un amparo a Marielle Helene Eckes, esposa y presunta cómplice de Lozoya, luego de que el 29 de agosto de 2019 presentó el recurso para librar la orden de aprehensión que la Fiscalía General de la República (FGR) emitió en julio de ese mismo año.

Cabe destacar que a Lozoya también se le acusa de estar implicado en un fraude de 280 millones de dólares por la compraventa de la planta “chatarra” de fertilizantes Agro Nitrogenados a la compañía Altos Hornos de México (AHMSA). Es por ello que, tras su extradición de España el 17 de julio, afronta dos procesos judiciales por cargos de cohecho, lavado de dinero y asociación delictuosa.

A pesar de haberse fugado el año pasado, el juez que lo vinculó a proceso le impuso hace dos semanas la prohibición de salir del país y la vigilancia con un brazalete electrónico.