Morena anunció el cierre de sus oficinas regionales en el interior del estado de Puebla para evitar favoritismo o parcialidad en su elección interna de consejeros estatales del 16 de agosto.


El secretario General Édgar Garmendia de los Santos dio a conocer este domingo que únicamente operará la sede del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) en la capital.

En rueda de prensa virtual informó a la militancia que las sedes regionales quedarán inhabilitadas y estará prohibido utilizarlas para actos políticos mientras se desarrolla la contienda interna.

Esto con el fin de evitar que los bienes del partido tengan un uso parcial para favorecer a algunos aspirantes o grupos que pretendan ganar espacios dentro del Consejo Estatal.

“Cuando se realice la apertura de sedes regionales será en beneficio y apoyo de todos los militantes, no solamente se tienen [sic] que ser para algunos sectores o algunos grupos; ahorita van a quedar inhabilitadas todas”, refirió.

La elección de consejeros estatales está programada para el próximo 16 de agosto mediante la celebración de 15 asambleas en el mismo número de distritos electorales federales.

En cada asamblea se elegirá a diez personas que ocuparán las consejerías por los próximos tres años y se encargarán de elegir a la nueva dirigencia estatal del partido.

Entre el 18 y el 20 de agosto se planea llevar a cabo el Congreso Estatal donde los 150 consejeros votarán por los 13 integrantes del CEE.

Insisten en encuesta a militantes

En la rueda de prensa Garmendia de los Santos estuvo acompañado de otros consejeros estatales que insistieron en que el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) se elija mediante una encuesta aplicada exclusivamente a militantes, no a la ciudadanía en general como pretende un sector de Morena.

En el acto participaron el excandidato a la gubernatura, Abraham Quiroz Palacios y los consejeros Pablo Salazar Vicentello y Eudocia Chavarría.

Aunque la convocatoria emitida por el CEN contempla ya la encuesta abierta a la militancia, leyeron un extenso pronunciamiento del por qué este método solo debe tomar en cuenta a los morenistas.

La advertencia de “infiltrados”, imposiciones y alteración de los resultados son algunas de las cosas que advirtieron que podrían haber si se abre la encuesta a la ciudadanía en general.