En el peor resultado de los últimos años, Petróleos Mexicanos (Pemex) registró una pérdida neta de 606 mil 587 millones de pesos en el primer semestre del año.

Según su Reporte Financiero, las causas fueron los bajos precios del crudo y la caída en sus ventas nacionales e internacionales, afectadas también por la crisis del Covid-19.

El resultado significa que la empresa multiplicó por siete sus pérdidas en los primeros seis meses del año, en comparación al resultado, también negativo, de 88 mil 509 millones de pesos del mismo periodo de 2019, según una nota de Dinero e Imagen.

Pemex ha recibido del gobierno federal apoyos por más de 78 mil 563 millones de pesos, de los cuales 32 mil 500 millones de pesos fueron por la reducción del Derecho por la Utilidad Compartida (DUC) y 46 mil millones más por capitalizaciones para la nueva refinería, pese a esto, la empresa registró pérdidas millonarias.

En su reporte financiero, Pemex detalló que sus ingresos totales en el primer semestre alcanzaron los 465 mil 803 millones de pesos, lo que significó una caída importante de 36.4%, pues la guerra de precios a inicios de año, entre los principales productores de petróleo, así como la baja demanda por la crisis del covid-19 afectaron sus ingresos.

Por exportación de hidrocarburos obtuvo 206 mil 401 millones de pesos, equivalentes a una caída de 33.7%, mientras que las ventas nacionales se redujeron 38.3% para un total 256 mil 982 millones de pesos.