Por segunda ocasión en menos de dos meses fue vandalizado el mobiliario de las fotomultas en Puebla, cuya operación costó 773.6 millones de pesos a la administración estatal.

Cámaras, sus protecciones metálicas y los postes que las sostienen, fueron dañados y derribados, a la altura del Periférico Ecológico, caso del que dio cuenta a través de su cuenta de Twitter el usuario @HectorRodrigo

El siete de junio, se difundió otro caso, pues mobiliario del mismo tipo también fue dañado en el Periférico Ecológico a la altura del fraccionamiento Las Haras.

La Secretaría de Seguridad Pública, que está a cargo de la operación del programa, refirió que es la empresa Intecproof, con la que se contrató el servicio, la responsable del resguardo de su mobiliario así como de su reemplazo.

El gobierno del estado pagó a la firma 773.6 millones de pesos por la instalación y operación de 157 radares como parte del programa Monitor Vial que busca sancionar a los conductores que rebasen los límites de velocidad establecidos.

De acuerdo con información proporcionada por la secretaria de Planeación y Finanzas (SFA), María Teresa Castro Corro, la firma recibiría 17 millones de pesos mensuales por operar las fotomultas siempre y cuando procesará 380 mil infracciones en ese mismo periodo, pues de lo contrario no tendría ingresos.

El gobierno del estado defiende que, a diferencia de los dispositivos que hubo durante los gobiernos panistas y que eran operados por Autotraffic, los actuales tendrían otras características técnicas más avanzadas, como la identificación de placas de autos reportados como robados, así como el padrón de control vehicular.