La madrugada de este viernes se habría logrado la detención del sujeto apodado  El Chacal o el Griego, presunto integrante de una banda de narcomenudistas denominada Los Sinaloas y que estaría ligado al asesinato de la joven Angie Michelle, cuyo cadáver fue localizado en San Nicolás de los Ranchos tras haber sido reportada como desaparecida.


Aunque la Fiscalía General del Estado no había confirmado la información hasta el mediodía del viernes, fuentes cercanas al caso informaron que durante la madrugada llegó a la Unidad de flagrancia en el C5 para ser puesto a disposición del agente del Ministerio Público por el delito de robo de vehículo.

Trascendió que junto con él fueron asegurados otros dos sujetos que pertenecerían a la misma banda que opera principalmente con la venta y distribución de drogas tanto en la ciudad de Puebla como en San Andrés Cholula, donde fue vista por última vez la joven Angie Michelle el pasado 12 de julio.

La detención de este sujeto se sumaría a la de otros cinco hombres que el pasado miércoles por la noche fueron vinculados a proceso en las casas de justicia de Puebla y Cholula, aunque por delitos diferentes al del homicidio de la joven.

Los otros detenidos son: Alejandra M., Guadalupe C., Brandon M., Fernando M., y Lorenzo C., los cuales fueron vinculados a proceso por delitos contra la salud y ataques peligrosos, mientras que al último sujeto también se le imputó el agravante de que fueron cometidos contra servidores públicos.

Pese a que la Fiscalía General del Estado tampoco ha revelado el móvil de este asesinato, el titular del área Gilberto Higuera Bernal señaló que el caso no está siendo investigado como feminicidio, además en días recientes el periódico Intolerancia dio a conocer que pudo haberse tratado de un problema derivado de la venta de drogas por parte de El Chacal, ya que la víctima vivía con él.

El caso de Angie Michelle es uno de los tres registrados el pasado fin de semana en Puebla donde las víctimas fueron reportadas como desaparecidas por sus familiares y posteriormente fueron localizadas sin vida en diferentes puntos, tanto de la capital como de Santa Clara Ocoyucan y San Nicolás de los Ranchos.