En Puebla se busca hacer un nuevo registro forestal que se actualice cada cinco años y obligar a talamontes y empresas a reparar el daño ambiental que ocasionen por la tala excesiva o ilegal.

La diputada priista Josefina García Hernández presentó una iniciativa en el Congreso del estado para ampliar las penas por tala clandestina, con el fin de combatir este delito y evitar que quienes sí tienen permisos abusen de ellos.
Con su propuesta pretende reformar varias disposiciones de la Ley de Desarrollo Forestal Sustentable del Estado, entre ellas el artículo 136, referente a las sanciones.

Busca establecer que la “restauración en el área afectada” sea un nuevo castigo para quien abuse de la tala o la realice sin permiso, además de que le sería decomisada la madera obtenida.

También serían asegurados los instrumentos, maquinaria, equipos, herramientas y hasta los medios de transporte utilizados para cometer la infracción.

El mismo artículo advierte que, si se trata de una empresa, sería acreedora a la clausura temporal o definitiva, parcial o total, de sus instalaciones, maquinaria, equipos de transformación y de sus bodegas de almacenamiento de la madera ilegal.

Estas sanciones se suman a otras ya existentes, como multas que van de los 3 mil 475.2 pesos a los 5 millones 212 mil 800 pesos; la revocación de permisos; la suspensión temporal de los mismos o una amonestación, en el caso de infracciones leves.

Van por nuevo registro forestal

En su iniciativa García Hernández propone la creación de un nuevo registro forestal, que se actualice obligatoriamente cada cinco años, pues la ley vigente no establece que se deba actualizar.

Con una reforma al artículo 37 de la ley busca además que el registro sea más específico, pues plantea que contenga la superficie y localización de terrenos forestales y preferentemente forestales con que cuenta el estado, con el propósito de integrar su información estadística y elaborar su cartografía.

Incluiría los terrenos forestales temporales, su superficie y localización; los tipos de vegetación forestal y de suelos, su localización, formaciones y clases, con tendencias y proyecciones que permitan clasificar y delimitar su estado actual de deforestación y degradación, así como las zonas de conservación, protección, restauración y producción forestal.

También tendría una dinámica de cambio de vegetación, para conocer y evaluar las tasas de deforestación y las tasas de degradación, registrando sus causas principales, además de la cuantificación de los recursos forestales del estado y los municipios y la información de los bienes y servicios ambientales que generen los ecosistemas.

La iniciativa fue enviada a la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales para su análisis y eventual aprobación.