El cambio climático podría significar la extinción de casi todos los osos polares, pues de acuerdo con un estudio publicado este lunes en Nature Climate Change, al desaparecer las placas de hielo en el océano, estos animales serían incapaces de alimentarse.

Según los investigadores, si las emisiones de gas con efecto invernadero no disminuyen, se pondrá en peligro la reproducción y la supervivencia de estas especies, de aquí al 2100. Asimismo, mencionaron que en el mejor de los casos su extinción sólo sería aplazada.

El deshielo ocasiona que las focas sean cada vez más difíciles de cazar, como consecuencia, los osos polares se ven forzados a buscar alimento fuera de su hábitat y cerca de las zonas habitadas.

La falta de hielo representa un factor de riesgo para las hembras, pues deben cazar suficientes focas para guardar grasa y producir leche para alimentar a sus crías.

Los investigadores calcularon el número de días de ayuno que puede soportar un oso polar  y estimaron que un oso con peso normal puede sobrevivir 200 días, mientras que un oso con 20% por debajo de su peso sólo sobrevivirá 125 días.

Los osos polares se encuentran repartidos en 19 subpoblaciones distintas en Alaska, Canadá, Siberia, la isla Svalbard y Groelandia; y, de acuerdo con el estudio, los grupos no se verán afectados al mismo ritmo. Sin embargo, considera que aunque se limitara el calentamiento global a 2.4°C con relación a la era preindustrial, esto no garantiza salvar a los osos polares a largo plazo.