La familia de la juez federal que está encargada del caso de las cuentas bancarias de Jeffrey Epstein en el Deutsche Bank fue atacada a tiros la noche de este domingo en su casa en Nueva Jersey.

El hijo de Esther Salas, de 20 años, falleció y su esposo, el abogado Mark Anderl, resultó herido. La magistrada salió ilesa del ataque, según ha informado la policía y el FBI, que buscan a un hombre como responsable del tiroteo.

Se reportó que el estado de salud del esposo de la juez es crítico.

Salas recibió hace unos días el expediente sobre las demandas colectivas de inversionistas contra el banco que llevaba las cuentas del polémico financiero estadounidense –acusado de tráfico sexual de menores y que se suicidó el año pasado en prisión–.

Los vecinos contaron a la prensa que un hombre vestido como mensajero de la compañía FedEx llamó a la puerta de la casa de la magistrada en la comunidad de North Brunswick alrededor de las 17:00 horas (tiempo local) y disparó, primero, contra el hijo de la juez y luego contra su esposo.

Salas estaba en el sótano de la propiedad, por lo que el atacante no la encontró antes de huir. Los vecinos han relatado a la agencia Associated Press que Salas había manifestado anteriormente su preocupación por llevar casos judiciales de alto perfil y que los reflectores sobre su persona la pudiesen convertir en objetivo.